Las Imágenes y algunos Textos de este Blog, han sido sacados de Internet. Si alguien tiene derechos y quiere que no salgan en este espacio, nos lo hacen saber y serán retirados inmediatamente.


91808 Veracruz - Ver. México - Tels. 229 115 66 26 - 229 913 80 88
España - Tels. 680 53 75 56 - 965 78 63 38

Centro Fénix de Naturopatía tiene el placer de invitarles a conocer sus técnicas terapéuticas,
probadas y usadas por millones de personas, con éxito, en todo el mundo;
para el remedio de síntomas como la depresión, el estrés, la ansiedad.
Dolores musculares y óseos. Problemas respiratorios y alergias.










martes, 21 de julio de 2009

Los Libros del Chilam Balam

El jaguar, símbolo de nobleza entre los mayas.

En el México del siglo XVI, la Iglesia católica sirvió como fuerza evangelizadora y educadora, aunque su único propósito fuese propagar la fe. Poco después de la conquista —entre 1519 y 1549—, frailes españoles enseñaron a los mayas a leer y escribir en castellano (además, en algunos casos, latín). Al idioma indígena se le adaptó el alfabeto llegado de ultramar, añadiéndole a éste signos representativos de los sonidos que le eran ajenos.

La nueva escritura se organizó para fines puramente religiosos, pero los mayas —que tenían su propia forma de escribir— pronto captaron el potencial del nuevo alfabeto. Utilizándolo, asentaron de todo, desde profecías y rituales hasta peticiones a la corona española. De esos manuscritos, ninguno más importante que Los Libros del Chilam Balam.

Con el vocablo chilam se designaba a los sacerdotes, chamanes o videntes nativos; balam significa "jaguar" y en este caso fue utilizado conforme a su acepción de título honorífico. El chilam balam o sacerdote-jaguar pudo haber sido una persona real, en honor de cuya grandeza se impuso su nombre a los manuscritos.

Tal como han llegado a nosotros, estos libros contienen mucha información sobre la vida en el Yucatán colonial; tangencialmente, se nota el influjo del medio en que fueron escritos, la cultura española. En lo básico, dejan constancia de las tradiciones religiosas y mitológicas de los mayas. Asimismo, es de gran importancia la "cuenta de los katunes", pues trata sobre los principales sucesos de la historia, vistos conforme al concepto maya del tiempo cíclico.

Un determinado libro del Chilam Balam, poseído por un pueblo o grupo, lo guardaba su jefe, sabio o sacerdote. Para lograr su rápida identificación, al libro se añadía el nombre de ese grupo; de ahí que tengamos, por ejemplo, un Chilam Balam de Chumayel. Además de éste han sobrevivido los de Maní, Tizimín, Laua, Ixil y Tusik. Al conjunto de estas obras se lo conoce bajo el título de Los Libros del Chilam Balam.


Por Beatriz Martí
Mundo Maya

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Si necesitas ponerte en contacto con nosotros...
Utiliza nuestra dirección de correo electrónico, porque este formulario de comentarios No funciona.

Puedes escribirnos aquí: centrofenix@hotmail.com
Gracias