Las Imágenes y algunos Textos de este Blog, han sido sacados de Internet. Si alguien tiene derechos y quiere que no salgan en este espacio, nos lo hacen saber y serán retirados inmediatamente.


91808 Veracruz - Ver. México - Tels. 229 115 66 26 - 229 913 80 88
España - Tels. 680 53 75 56 - 965 78 63 38

Centro Fénix de Naturopatía tiene el placer de invitarles a conocer sus técnicas terapéuticas,
probadas y usadas por millones de personas, con éxito, en todo el mundo;
para el remedio de síntomas como la depresión, el estrés, la ansiedad.
Dolores musculares y óseos. Problemas respiratorios y alergias.










miércoles, 25 de marzo de 2015

La Ceremonia del Sahumar

Una gran Abuela nos enseñó muchas cosas. Pero una era particularmente importante para ella: el sahumar. Decía: "De todo lo que producimos nosotros, los humanos, el humo es lo único que se disipa ante nuestros ojos. Por eso -decía- invitamos al humo a nuestras casas. Pues el humo se llevará todo lo que no forme parte de nosotros. Se disipará con el humo, se disipará en humo".

Cuando sahumamos al orar, rogamos al UNO GRANDE que se lleve todo lo malo y perturbador de nosotros, que todo eso se disipe ante nuestros ojos como el humo. Lo mismo ocurre con nuestra mirada al mundo ¡Cuán a menudo no vemos la belleza de las cosas! ¡Cuán a menudo vemos solamente su utilidad! De eso nos libera el humo.
Te purifica los ojos y te permite ver claro. También purifica la boca.

No importa demasiado con qué se produzca el humo. En general utilizamos poa de los prados, cedro, salvia blanca o tabaco. La medicina de la tierra. En nuestro país no crece tabaco, pese a lo cual lo utilizamos. Pues el tabaco es una medicina fuerte. No cuando lo fumas, sino cuando lo utilizas debidamente. Por ejemplo frotando las hojas entre tus manos. Pues el zumo del tabaco te fortalece el corazón. Basta con un poquito, pero si lo fumas el tabaco te mata.

Sin embargo, también puedes utilizar otras plantas, si se puede sahumar bien con ellas. La idea no es que inhales el humo, sino que te purifiques con él, que te laves las manos en él para que toques bien a la gente a la que toques. Por eso también te purificas los ojos con el humo, para que cuando el humo se disipe, puedas ver la belleza de la vida en todo. Por eso te purificas las orejas con el humo, para que cuando el humo se disipe puedas oír todo lo bello que te rodea. Por eso te purificas la boca con el humo, para que cuando el humo se disipe, sólo digas palabras buenas. Por eso te lavas la cara con el humo, para que cuando el humo se disipe, ya sólo percibas la belleza de quienes te toquen. Por eso llevas el humo a tu corazón, para que cuando el humo se disipe, tú seas una persona fuerte, buena y llena de amor y energía.

Pero el humo no sólo sirve para purificarse. También sahumamos para prepararnos espiritualmente. Puedes sahumar para calmar la atmósfera antes o después de una curación, iniciación o ceremonia, y para purificar objetos sagrados antes de utilizarlos. Puedes sahumar para poner de manifiesto tu agradecimiento. Pues el humo tiene un efecto propiciatorio sobre tus intenciones y oraciones. Todos tus gestos al sahumar sirven para calmar tus pensamientos y centrar tu intención en la ceremonia. Además, el perfume acapara tu sentido del olfato y hace que tu experiencia consciente sea más profunda al estimular dentro de ti planos y vínculos muy diversos. De ese modo te permite desarrollar una experiencia sumamente amplia.

Al sahumar nos unimos a una tradición espiritual transmitida por incontables generaciones que se remontan tan atrás en el tiempo que ya nadie puede saber en qué época se inició. Sahumar es una ceremonia que todos los pueblos indígenas del Norte celebran cada vez que se presenta la ocasión, desde hace más de mil doscientos años.
Pero también se practica en muchas otras culturas y religiones del mundo. En ceremonias y asambleas, pero también en la vida cotidiana. En mi patria siempre te toparás con alguien que esté sahumando, te le puedes acercar y secundarlo. No es cosa del otro jueves. Simplemente lo haces. Luego prosigues tu camino, contento de haberlo hecho. Pues te sentirás limpio y libre. Sabes que podrás ver con mirada clara la belleza de la vida. Sabes que con el oído abierto sólo escucharás las cosas bellas que te digan. Y sabes que sólo dirás cosas buenas de la gente. El humo te permitirá ver a los demás tal como realmente son. Y te permitirá verte a ti mismo tal como realmente eres. En tu belleza y tu fuerza. Y podrás seguir tu camino erguido y lleno de fuerza y de belleza.

Sahumar te permitirá adquirir sabiduría honrando las plantas y sus propiedades curativas. Es una modalidad de la purificación que invoca al espíritu de la planta para restablecer el equilibrio dentro de ti y entre los hombres y alejar todo aquello que no forme parte de ti. Puedes celebrar esta sencilla ceremonia en cualquier momento. También en solitario. Sólo para estar en armonía contigo mismo y con tu entorno. Y cada espacio se convertirá para ti en un lugar sagrado en el que podrás vivir y trabajar. Un lugar de quietud, renovación y regeneración...

Leer más...

jueves, 26 de febrero de 2015

Conseguir un Cuerpo Alcalino

El origen de la salud está en nuestra naturaleza. En concreto, en el pH de la sangre, el índice que mide su acidez o alcalinidad en una escala del 0 al 14. El nivel idóneo es de 7,4. Pero la contaminación ambiental, los malos hábitos alimenticios o el estrés acidifican el cuerpo y alteran este pH, y la sangre reacciona sustrayendo los nutrientes que necesita del resto de órganos vitales para compensar el desequilibro.

Un cuerpo alcalino es sinónimo de cuerpo sano. La clave para lograr un cuerpo alcalino está en tomar alimentos como el ajo o las almendras y no abusar de los que acidifican el organismo, como el café o el chocolate. Si alcanzamos el equilibrio, aportaremos a la sangre los nutrientes que necesita.

La sangre es la encargada de que su índice de pH no se mueva del 7,4. Si no lo obtiene a través de la alimentación se encargará de sustraer minerales para que la cifra se establezca en ese punto. Las oscilaciones del pH en sangre son prácticamente nulas (+/- 0,04), por tanto no se suele medir. Lo que suele medirse son los otros líquidos del cuerpo como la saliva y la orina, si están ácidos es que están cediendo a la sangre, si están alcalinos no.

Un persona con una acidez elevada en su cuerpo presenta síntomas de cansancio, dolores de cabeza, problemas digestivos, fragilidad en las uñas y en el cabello, etc. Si esta situación se hiciera crónica, estos síntomas se pueden llegar a converir en enfermedades más graves como el cáncer.

Si el cuerpo se mantiene en su estado natural, es decir, ligeramente alcalino (con el pH de la sangre por encima de 7), estará protegido frente a enfermedades, no teniendo que ceder ningún tipo de sustancia y va a propiciar un terreno nada favorable para la proliferación de virus ni de bacterias.
En cambio, un cuerpo ácido es un cuerpo enfermo o propenso a la enfermedad porque la sangre, las células y los órganos vitales viven en un entorno hostil y están en peligro.
Los líquidos que interactúan con la sangre en el intercambio de elementos orgánicos son los encargados de indicar tanto el hgrado de alcalinización como de acidez del cuerpo.

Cuatro Claves para Combatir la Acidez:
1. Nutrición. Somos lo que comemos, así que para tener el cuerpo alcalino, hay que comer alimentos alcalinos. Lo ideal es llevar una dieta con más alimentos alcalinizantes -ricos en potasio, magnesio y/o calcio- para que el cuerpo no tenga que sufrir sustrayendo minerales para alcalinizar la sangre. De este modo lograremos equilibrar el nivel del pH. La recomendación es consumir menos alimentos acidificantes y más alimentos alcalinizantes.
2. Ejercicio físico. Un cuerpo sedentario realiza sus funciones con mucha más lentitud. Es conveniente hacer deporte adaptado a la edad y el nivel de preparación de cada uno para “mantener el cuerpo vivo”. Así se activa el metabolismo, se eliminan toxinas y el organismo funciona bien.
3. Depuración interior. limpiar de residuos nuestro cuerpo es imprescindible. Los tóxicos nos acidifican, sobre todo si el organismo no limpia o no drena bien. Es conveniente recurrir a algunas plantas para que ayuden en la labor de limpieza. Hidratarse también es muy importante.
4. Equilibrio emocional. Mens sana in corpore sano, y viceversa. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la salud implica bienestar físico y psíquico, así como bienestar ambiental y social. El estrés emocional provoca que ciertas hormonas nos provoquen tensión y dejen residuos en el organismo.

Leer más...

miércoles, 4 de febrero de 2015

La Respiracion Rompe los Limites de la Persona

Recordar es un arte basado en la respiración. Recordar no significa que tengamos un conocimiento profano de nosotros mismos, sino que, por el recuerdo de nosotros mismos, podamos tomar conciencia de nuestra luminosidad.

El fin de la respiración es desintegrar los límites de la persona. Se trata de, a partir de simple acto de respirar, recordar todos los hechos acaecidos desde un instante antes de la primera formación celular, que sería el inicio de la formación de nuestro cuerpo físico. Ese instante mágico, representa nuestro destino y recordarlo está más allá de los límites del tiempo. Sirve para recuperar todos los desgarros energéticos dejados desde entonces.

Cada situación en la que hay acción social, o cada situación en la que participan las emociones, es potencialmente agotadora para el cuerpo luminoso. Las emociones vacían los centros del cuerpo sutil.

Las emociones esparcidas por el mundo son, desde el punto de vista de nuestra energía luminosa, filamentos que semejan telarañas, esparcidos fuera de nuestro campo energético. De lo que se trata es de recuperarlos y la manera de hacerlo es mediante la respiración. Por otra parte, los demás cuerpos luminosos, a los que cada uno de nosotros nos hemos abierto por las emociones, han dejado en nuestro campo energético sus propios filamentos luminosos, que son la base de nuestra ilimitada capacidad de sentirnos importantes, por lo que hay que expulsarlos.

La respiración, que es un acto mágico puesto que es la función que da la vida, facilita el recuerdo. Fijar la atención en la respiración posibilita el resurgimiento de todo tipo de recuerdos enterrados. Mientras menos se piensa, con más fuerza surgen los recuerdos que están en reserva y que aparecen en contadas ocasiones. Ello es debido a que de esa forma, y dado que pueden reflejarse en un mental más claro, los recuerdos se agolpan y afloran. No se trata de psicoanálisis, que es la búsqueda, con un fin moralista y ordinario, de hechos traumáticos que causaron el supuesto, con frecuencia sugerido, problema. Se trata de la rememoración integral de la vida, hasta el más mínimo detalle, y del conjunto de emociones que constituyen esa experiencia.

La inhalación permite recuperar las emociones, y la exhalación permite expulsar los que son extraños. La persona que lleva a cabo la perfecta revisión se renueva, pues, tras haber rodeado a su "yo", haberlo convocado y roto así sus límites, puede acceder a otro recuerdo, el de su otro yo, el de su yo paralelo.
La persona que no se confunde con el maremagno de sus emociones, que ha roto con el cordón umbilical que le une a las emociones de los demás, puede reírse de sí mismo e iniciar su camino hacia la Libertad.

Leer más...

martes, 27 de enero de 2015

Abordaje de la Depresion con Oligoterapia

En un artículo publicado por la BBC, en la sección salud, con fecha de 26 de julio de 2011, se señala textualmente: “La depresión afecta a 121 millones de personas en el mundo y la enfermedad es responsable de unas 850.000 muertes cada año, principalmente suicidios”, según publica la OMS, quien estima, que en el año 2020 la depresión, será la segunda causa más importante de discapacidad, después de la enfermedad isquémica coronaria.
En este mismo texto, Evelyn Bromet, profesora de psiquiatría y ciencia conductual de la Universidad Estatal de Nueva York, señala: “Demostramos que la depresión es un problema importante de salud pública en todas las regiones del mundo y está fuertemente vinculada a las condiciones sociales".
Según datos del estudio ESEMeD, un estudio epidemiológico llevado a cabo en diferentes países europeos entre los que se encuentra España, la prevalencia de depresión en el último año se situó en el 40% en nuestro país.

Desde la Oligoterapia, los oligoelementos principales para abordar este trastorno serían:

- Manganeso-Cobre:
Oligoelemento base compuesto, indicado para regular los terrenos biológicos, donde las funciones están atenuadas (terreno hipo-reactivo), como ocurriría en el caso de la depresión. Está también indicado en los casos de fatiga física y mental.

- Cobre:
El cobre es esencial en la formación del cerebro y del sistema nervioso. También cumple una función en la producción de neurotransmisores, que son los mensajeros químicos que facilitan la comunicación entre células nerviosas y el movimiento de los impulsos nerviosos a lo largo de los nervios.
Se le considera un estimulante del Sistema Nervioso Central, poseyendo una acción tonificante, muy útil para tratar la sintomatología propia de la depresión (ánimo decaído y triste, agotamiento físico y mental, disminución del interés por la práctica de actividades gratificantes y llanto).

- Fósforo:

Forma parte del tejido nervioso y es imprescindible para su buen funcionamiento, ya que participa en las funciones metabólicas del sistema nervioso y del cerebro. Es uno de los principales constituyentes de las membranas celulares, teniendo un papel fundamental en la formación de neurotransmisores. Indicado para la astenia y la fatiga intelectual.

- Magnesio:
Indicado para tratar los síntomas de la depresión relacionados con el estreñimiento, las alteraciones en el sueño y problemas de concentración, atención y rendimiento (junto con el fósforo). Como mejora el peristaltismo intestinal, se estimula la producción de la serotonina en el sistema nervioso entérico, siendo de gran utilidad en los casos de depresión, donde se produce una disminución de los niveles centrales de serotonina.

Leer más...

lunes, 19 de enero de 2015

Tu Pasado, el Nacimiento y sus Efectos más Comunmente Reprimidos

Hay dos cuestiones que hay que sacar a relucir acerca del pasado con relación a la mejora personal.
La primera cuestión es que todo lo que pasó contribuyó a crear el presente, que es el punto de partida para crear el futuro.
La segunda cuestión es que a pesar de que posiblemente se haya reprimido parte del pasado, se sobrevivió. Esto quiere decir que es absolutamente seguro volver a explorar cualquier cosa que esté en la memoria consciente o inconsciente.
Los acontecimientos que tienen que ver con el pasado son el nacimiento, la infancia, las relaciones con los padres, la rivalidad entre hermanos y la adolescencia. Estos acontecimientos tienen importancia sobre todo porque son los momentos cuando la mayoría de la gente tomó las decisiones más importantes acerca de la vida.

El nacimiento es un acontecimiento que compartimos con todo el mundo. A pesar de ello, es un suceso casi universalmente no recordado. Puesto que el nacimiento es tan comúnmente reprimido, puede parecer algo extraño (si no se recuerda el nacimiento) que se esté hablando de él. Puede que se piense que el nacimiento no es muy importante. El nacimiento es importante porque todas las primeras impresiones son importantes, al nacer la gente saca sus primeras conclusiones sobre la naturaleza de la vida fuera del útero.

La mayoría de las técnicas de parto en los hospitales han sido diseñadas para la comodidad y la conveniencia de los asistentes al parto, y los neonatos son tratados muchas veces como si fueran cosas, sin conciencia y, por ello, sin importancia.
Muchas veces, las actitudes que tiene la gente sobre los recién nacidos, las tiene porque cree que los recién nacidos son, o demasiado ignorantes, o no están suficientemente desarrollados, para tener consciencia de lo que pasa. Consideremos por un momento que puesto que nacimos es obvio que habíamos exhibido la inteligencia innata de desarrollar un cuerpo humano partiendo sólo de un espermatozoide, un óvulo y la voluntad de la madre de llevar a cabo el crecimiento en su matriz. ¡Que trabajo de creación más hermoso hicimos! También teníamos suficiente inteligencia como para sacar muchas conclusiones sobre la naturaleza de la vida basándonos en nuestras primeras impresiones.

En general, el nacimiento fue el único cambio permanente, instantáneo y dramático en nuestra realidad que hayamos experimentado. El crecimiento desde óvulo y espermatozoide a embrión, a feto y finalmente a niño prenatal, ha sido proyectado y registrado con detalle por la ciencia moderna como un proceso de naturaleza gradual de día a día. Después del nacimiento, en los primeros dos años de nuestra vida, aprendimos a hablar, a caminar, a comer solos y a eliminar de una manera socialmente aceptable. A pesar de ser mucho lo que se aprende en un periodo de tiempo corto, ocurre de una manera gradual.

Uno de los beneficios de la respiración circular es que el proceso nos libera de las emociones reprimidas durante la experiencia del nacimiento. Una de estas emociones reprimidas es el miedo al cambio, o dicho de otro modo, miedo a lo desconocido. Al integrar el miedo reprimido en el primer gran cambio de la vida, será más fácil hacer otros cambios en la vida, sean cuales sean.
Los mayores cambios que ocurren en el nacimiento están relacionados con: tacto, luz, sonido respiración atmosférica, relación con el mundo, relación con la gente, separación física y temperatura.

Una vez que empiezas a examinarte a ti y a tu mente en serio, te darás cuenta rápidamente del hecho de que existen acontecimientos en tu pasado que has reprimido. Cuando estos acontecimientos llegan a la conciencia, podrás ver las conclusiones que sacaste sobre estos sucesos y como éstos afectaron a tu vida.
El pasado ya pasó, por ello no importa lo que pasó en el nacimiento; tampoco importa si el médico tenía bigote, o si naciste en un taxi camino del hospital, o lo que sea. Lo que importa son las conclusiones que se sacaron de la vida basadas en esto. La respiración circular proporciona una manera segura, eficiente y agradable para volver a experimentar el nacimiento y eliminar cualquier conclusión negativa que se haya sacado desde entonces.

Leer más...

viernes, 9 de enero de 2015

Las Relaciones como Practica Espiritual

Las relaciones entre hombres y mujeres reflejan el profundo estado de crisis en el que la humanidad se encuentra ahora. En la medida en que los seres humanos se han ido identificando cada vez más con la mente, la mayoría de las relaciones no se arraigan en el Ser y así se convierten en una fuente de dolor y permanecen dominadas por los problemas y el conflicto.

Sin embargo, cada crisis supone no sólo un peligro sino también una oportunidad. La oportunidad que está oculta en cada crisis no se manifiesta hasta que todos los hechos de una situación dada se reconocen y aceptan completamente. Mientras se les niegue, mientras se trate de escapar de ellos o se desee que las cosas sean diferentes, la ventana de la oportunidad no se abrirá, y se permanecerá atrapado en esa situación, que continuará siendo la misma o se deteriorará más.

El reconocimiento y la aceptación de los hechos traen consigo un cierto grado de libertad. Por ejemplo, cuando sabes que no hay armonía y te das cuenta de ese hecho, a través de ese conocimiento ha aparecido un nuevo factor y la falta de armonía no puede permanecer sin cambiar. Cuando sabes que no estás en paz, tu conocimiento crea un espacio tranquilo que rodea a tu falta de paz en un abrazo amoroso y tierno que la transmuta y la convierte en paz. En cuanto a la transformación interior, no hay nada que puedas hacer. No puedes transformarte a ti mismo, y ciertamente no puedes transformar a tu pareja ni a ninguna otra persona. Todo lo que puedes hacer es crear un espacio para que ocurra la transformación, para que entren la gracia y el amor. Así pues, siempre que tu relación no funcione alégrate, porque eso significa que lo que era inconsciente está saliendo a la luz. Es una oportunidad de salvación. Todo el tiempo has de ser consciente de ese momento, particularmente de tu estado interior. Si hay rabia, saber que hay rabia. Si hay celos, actitud defensiva, impulso de discutir, necesidad de tener la razón, una frialdad interior que pide amor y atención, o dolor emocional de cualquier tipo, lo que sea, has de conocer la realidad de ese momento y estar atento a ese conocimiento. Si observas una conducta inconsciente en tu pareja, has de mantenerla dentro del abrazo amoroso de tu conocimiento para no reaccionar. La inconsciencia y el conocimiento no pueden coexistir durante mucho tiempo, incluso si el conocimiento está en la otra persona y no en la que está actuando llevada por la inconsciencia. La forma de energía que hay tras la hostilidad y el ataque encuentra la presencia del amor absolutamente intolerable. Si reaccionas ante la inconsciencia de tu pareja, te vuelves también inconsciente. Pero si en ese momento te acuerdas de conocer tu reacción, nada se ha perdido.

La humanidad está bajo una gran presión de evolucionar porque es nuestra única oportunidad de sobrevivir como especie. Esto afecta todos los aspectos de tu vida y las relaciones cercanas en particular. Las relaciones nunca antes han sido tan problemáticas ni han estado tan cargadas de conflicto como ahora. Como habrás notado, su objetivo no es hacerte feliz o realizarte. Si continúas persiguiendo la meta de la salvación a través de una relación, te desilusionarás una y otra vez. Pero si aceptas que la relación es para hacerte consciente en lugar de feliz, entonces sí te ofrecerá salvación y te sintonizarás con la conciencia superior que quiere nacer en este mundo. Para quienes se aferran a los patrones antiguos, habrá cada vez más dolor, violencia, confusión y locura.

Leer más...

sábado, 3 de enero de 2015

La Personalidad en Funcion de la Energia

Hay energía en todos los procesos de la vida –en el movimiento, en el sentimiento y en el pensamiento− pero estos procesos pueden interrumpirse si falta al organismo el suministro de energía. Así, por ejemplo, la carencia de alimento agotaría tan gravemente la energía del organismo, que se produciría la muerte; e, igualmente, suprimir el oxígeno necesario obstaculizando la respiración podría ocasionar la muerte al individuo.

Un fuego corriente se apaga cuando se acaba el combustible que lo mantiene; además arde indiscriminadamente, sin reparar en la energía liberada por la combustión. El organismo viviente es, por el contrario, un fuego independiente, autorregulador y perpetuador de sí mismo. Sigue constituyendo el gran misterio cómo se desarrolla este milagro de arder sin encenderse ni agotarse. No somos capaces todavía de dilucidar este enigma, pero es muy importante procurar entender algunos de los factores que intervienen en el fenómeno, porque todos queremos mantener constante y brillantemente encendida la llama de la vida dentro de nosotros.

No estamos acostumbrados a pensar en la personalidad en función de la energía, pero son dos valores que no pueden disociarse. La cantidad de energía que tenga el individuo y la forma en que la use determina su personalidad y se refleja en ella. Unos tienen más energía que otros. Una persona impulsiva, por ejemplo, no puede recibir en su nivel de excitación o energía ningún aumento: tiene que descargar el exceso lo más rápidamente posible. El individuo compulsivo usa su energía de modo distinto: tiene que descargar su excitación, pero lo hace según patrones de movimiento y conducta rígidamente estructurados.

La relación de la energía con la personalidad se manifiesta más claramente en una persona deprimida. Aunque la reacción y la tendencia depresiva derivan de la interacción de factores psicológicos y físicos complicados, hay algo perfectamente claro. El individuo deprimido lo está también en su energía. Los estudios filmados muestran que solo realiza la mitad aproximadamente de los movimientos espontáneos que efectúa el individuo no deprimido. Si el caso es grave, puede quedarse sentado inmóvil, apenas realizando movimiento alguno, como si no tuviese energía para obrar. Su estado subjetivo responde muchas veces a esta imagen objetiva. Generalmente cree que le falta energía para seguir moviéndose. Acaso se lamente de sentirse sin fuerzas, aunque no está cansado. La depresión de su nivel de energía se observa en la disminución de todas sus funciones energéticas. Su respiración está deprimida, su apetito está deprimido, su ímpetu sexual está deprimido. En tal estado quizás no pudiese reaccionar a nuestras exhortaciones de interesarse por algo: literalmente, “no tiene la energía” necesaria para sentir interés por nada.
La manera más inmediata de ayudar a estas personas a recuperar su energía es aumentar su toma de oxígeno. Es decir, hacerles respirar más profunda y plenamente. Hay diversas formas de ayudar a una persona a movilizar su respiración y partiendo del supuesto de que el individuo no puede hacerlo por sí mismo, eso significa que quien le ayude ha de poner en juego “su propia energía” para hacerle entrar a la persona deprimida en actividad. Esto requiere dirigirlo a realizar bajo nuestras indicaciones ciertas actividades sencillas que poco a poco dan profundidad a su respiración, y practicarle presiones y tactos físicos para estimularla. Lo importante es que, al reactivarse la respiración del individuo, su nivel de energía se eleva. Cuando llega a cargarse, puede producirse en sus piernas un suave temblor o vibración involuntaria. Esto se interpreta como señal de que circula por su cuerpo cierta corriente de excitación, especialmente en la parte inferior. Su voz puede hacerse más sonora, porque es mayor la cantidad de aire que fluye a través de su laringe, y el rostro puede tornársele radiante. Quizás no se necesiten más de veinte o treinta minutos para lograr esta mutación y para que la persona se sienta “revitalizada”. En efecto, ha salido temporalmente de su estado depresivo.

Aunque se observa inmediatamente y se experimenta enseguida el resultado de la respiración más profunda y plena, no es la cura de la condición depresiva. Ni dura su efecto, puesto que la persona no es capaz de mantener espontáneamente esta cualidad profunda de la respiración. En dicha incapacidad radica el problema de la depresión, que no puede resolverse sino por medio de un análisis concienzudo de todos los factores que han contribuido al decaimiento del cuerpo y a la personalidad deprimida. Pero tampoco el análisis valdrá gran cosa si no va acompañado de un esfuerzo asiduo por elevar el nivel de la energía personal, cargando el cuerpo energéticamente.

Leer más...