Las Imágenes y algunos Textos de este Blog, han sido sacados de Internet. Si alguien tiene derechos y quiere que no salgan en este espacio, nos lo hacen saber y serán retirados inmediatamente.


91808 Veracruz - Ver. México - Tels. 229 115 66 26 - 229 913 80 88
España - Tels. 680 53 75 56 - 965 78 63 38

Centro Fénix de Naturopatía tiene el placer de invitarles a conocer sus técnicas terapéuticas,
probadas y usadas por millones de personas, con éxito, en todo el mundo;
para el remedio de síntomas como la depresión, el estrés, la ansiedad.
Dolores musculares y óseos. Problemas respiratorios y alergias.










jueves, 4 de febrero de 2016

Enzimas - La Base de la Vida

Un Rasgo del Ingenio de la Naturaleza

En el organismo de todo ser humano actúan miles de enzimas constantemente y a lo largo de toda su vida. Gracias a ellas, el organismo es capaz de renovar las células viejas y desgastadas, transformar las sustancias nutritivas en energía y componentes básicos, eliminar productos de desecho, toxinas y cuerpos extraños, defenderse de los agentes patógenos, cicatrizar heridas, etcétera...

Las enzimas son los químicos de la naturaleza. Facilitan, aceleran y controlan todos los procesos vitales del organismo. Sin embargo, ellas mismas no experimentan alteraciones en estos procesos. Por este motivo se las conoce también por el nombre de biocatalizadores. Sin las enzimas no hay vida.

Las enzimas son auténticas especialistas. Cada una de ellas cumple una única función en el organismo. Por lo general, llevan a cabo su cometido con gran perfección y, en ocasiones, con una capacidad de rendimiento enorme, inconcebible. Una sola de ellas, por ejemplo, interviene en un total de 36 millones de reacciones bioquímicas por minuto. Sin embargo, ninguna enzima actúa de forma aislada, sino siempre en colaboración con otras enzimas.

Las enzimas son producidas por el propio organismo; generalmente se componen de proteínas. Deben ser renovadas constantemente porque también ellas se deterioran y pierden capacidad funcional, con la subsiguiente reducción de actividad. La condición fundamental para la salud y la vida del ser humano es disponer de todas las enzimas en cantidad suficiente y en plena capacidad funcional.


La ingesta de alimentos sacia el hambre sólo gracias a las enzimas

El hombre moriría de hambre frente a platos llenos de alimentos si no existieran las enzimas. Estas son responsables de la degradación de los alimentos para formar los distintos principios inmediatos que pueden ser asimilados por el organismo.

Este proceso se inicia ya en la boca: si masticamos un trozo de pan durante algunos minutos, notaremos que su sabor acaba siendo dulce; esto ocurre porque las enzimas de la saliva comienzan a descomponer el almidón en azúcar. Este proceso continúa en el estómago y, sobre todo, en el intestino, gracias a los jugos digestivos que segrega el páncreas: las proteasas descomponen las proteínas en aminoácidos, y otras enzimas transforman las grasas que ingerimos con la alimentación en ácidos grasos. Estos productos de degradación enzimática pasan a la sangre a través de la pared intestinal, para ser utilizados por el organismo como fuente de energía y elementos estructurales, así como para la producción de nuevas enzimas.


Apoyo a las Reacciones de Defensa Propias del Organismo

Si no existieran las enzimas, la persona se encontraría en una situación de total indefensión frente a los ataques continuos de los agentes patógenos, el efecto perjudicial creciente de las sustancias contaminantes del medio ambiente, la agresión constante por parte de los restos o detritus metabólicos, etcétera... Las enzimas son indispensables para los mecanismos de defensa del sistema inmunitario del organismo y, por lo tanto, también para los procesos naturales de auto-curación. Las enzimas posibilitan la defensa inespecífica a través de la activación de los llamados macrófagos. Como su nombre indica, los macrófagos son fagocitos de gran tamaño que se caracterizan por su capacidad especial para reconocer en el organismo la presencia de toda sustancia extraña y nociva, rodearla e ingerirla, para destruirla posteriormente, todo ello con la ayuda de enzimas especiales.

Las enzimas apoyan a las células inmunitarias del sistema defensivo específico. Cada una cumple funciones distintas: unas atacan directamente a los agentes patógenos y también a las células cancerosas que afectan una y otra vez al organismo. Otras producen anticuerpos específicos que se fijan a las bacterias, células anómalas y sustancias químicas nocivas, para que puedan ser desactivadas por los mecanismos de defensa. Esta es también una de las funciones principales de los macrófagos. Si bien las reacciones inmunitarias que tienen lugar en el organismo son mucho más complejas, de esta breve exposición se infiere claramente lo siguiente: los mecanismos de defensa propios del organismo sólo pueden intervenir con eficacia en la conservación de la salud y/o en la curación del individuo, si disponen de suficientes enzimas.


Aumento de las Necesidades Enzimáticas: Causas y Consecuencias

Siempre que esté sano, el ser humano dispone de enzimas suficientes. Sin embargo, sus necesidades enzimáticas aumentan en presencia de cualquier factor que pueda suponer un riesgo para la salud o una sobrecarga para su organismo.

En el caso de lesiones e inflamaciones, el organismo requiere una mayor cantidad de enzimas para eliminar el tejido destruido, crear el espacio necesario para células nuevas y acelerar la cicatrización. Cuando los mecanismos de defensa del organismo se ven sometidos a una sobrecarga constante por el abuso de tóxicos como el alcohol y el tabaco, por las sustancias contaminantes del medio ambiente, una alimentación inadecuada o un exceso de fármacos, se requiere la participación de un mayor número de enzimas para descargar y reforzar este sistema inmunitario.

El déficit de enzimas puede conducir a una mala cicatrización de las heridas, al desarrollo de inflamaciones crónicas, y a que los agentes patógenos triunfen y las personas enfermen. Si se compensa este déficit mediante el aporte de enzimas desde el exterior, el organismo podrá conservar la salud con mayor facilidad, lo que es lógicamente preferible a tener que tratar la enfermedad.


Cuando el Organismo Provoca su Propia Enfermedad

Nada es perfecto, incluso la naturaleza comete fallos. Cuando esto ocurre en el sistema inmunitario, se afectan sus propias células u órganos y se perturba el propio organismo. Esto sucede por ejemplo, cuando después de una infección ciertas células experimentan una degeneración. Todavía no se sabe con exactitud cómo tiene lugar este fenómeno. En cualquier caso, se producen anticuerpos contra estas sustancias "extrañas" (antígenos), que se unen a las células degeneradas para formar un inmunocomplejo. El inmunocomplejo se adhiere a la célula, lo que desencadena una reacción inflamatoria que destruye a su vez el inmunocomplejo adherido a la célula. Esto da lugar a la producción de nuevos inmunocomplejos, instaurándose así u círculo vicioso.

En estos casos tiene gran importancia la administración de enzimas, pues éstas evitan la formación de nuevos inmunocomplejos, al tiempo que desintegran los ya existentes.


Enzimas e Inflamaciones: Reforzar en Lugar de Combatir los Síntomas

Existe un error que parece imposible de corregir: muchas personas creen que la inflamación es nociva. Este es un concepto erróneo. Lo cierto es que la inflamación constituye un medio muy importante a disposición del sistema inmunitario del organismo para oponerse a las bacterias y virus, las sustancias tóxicas y nocivas son los traumatismos. Para que esto pueda realizarse de una manera óptima se requiere una mayor cantidad de enzimas, frecuentemente incluso más de las que puede producir un organismo envejecido o debilitado. En todas las inflamaciones, la enzimas proteolíticas ayudan al organismo a defenderse. Dichas enzimas no inhiben la inflamación, sino que ayudan a conseguir una remisión fisiológica más rápida y una evolución más favorable del proceso. Se restablece antes la salud de un modo muy satisfactorio y se previenen las enfermedades crónicas.

Publicación ofrecida por
la Sociedad Médica Alemana para la Investigación Enzimática

Watzmannweg 10
D-82538 Geretsried
Alemania

Leer más...

domingo, 24 de enero de 2016

La Unidad Funcional del Cuerpo y del Espiritu

Es imposible negar la existencia de una fuerza creadora que regula la vida, y ¿qué más concreto para un ser humano que el cuerpo? Todas las manifestaciones vitales son manifestaciones energéticas, y toda perturbación en el funcionamiento energético se expresa en sus aspectos físicos (somáticos) o psíquicos; doble vertiente que apoyada por una perspectiva energética (dinámica) expresa la unidad funcional del cuerpo y del espíritu.
Aunque sólo sea por su valor operativo, conviene hacer hincapié en el paralelismo de esta dualidad constitutiva de la especie humana, no sin buscar sistemáticamente los trazados de los flujos energéticos que la sostienen y la alimentan. Dentro de dicha perspectiva, la energía se manifiesta siempre ligada o representada; simplificando al extremo diremos que se halla ligada a las estructuras biológicas (órganos, tejidos, sobre todo musculares) e incluso en estasis (energía estancada) y que se representa en las formaciones psíquicas, en especial las de carácter.


Así pues, la intervención en el plano terapéutico se define por su incidencia en las estructuras del carácter y la intervención directa sobre el cuerpo (constatación y disolución de la coraza muscular a través del masaje, ejercicios corporales en los diferentes segmentos, etcétera).

El objetivo en los dos casos es deshacer los bloqueos y las fijaciones: tanto las tensiones y las rigideces como las perturbaciones neurovegetativas y las inhibiciones psíquicas, para que el sujeto pueda llegar, en su cuerpo, en sus emociones y en el juego de sus estructuras psicológicas y de percepción; y al sentimiento de una circulación suficientemente buena, fluida y elástica, de la energía.

Lo biológico, el cuerpo, lo psíquico y el carácter, no son nunca aspectos aislados en dominios autónomos, sino que, por el contrario, se inscriben siempre en formas de diferente envergadura, desde las microsociedades como son la pareja y la familia, hasta las amplias agrupaciones como son las naciones y la misma humanidad.

Es muy importante el trabajo que gira en torno a la prevención. Prevención de la neurosis, por supuesto, pero aún más de las biopatías que son perturbaciones masivas con efectos mortales, en donde concuerdan con sus impecables incidencias, las opresiones sociopolíticas, los desequilibrios psicológicos, los cambios emocionales y las perturbaciones orgánicas.

El trabajo preventivo debería incidir en las mismas fuentes, tanto sociales como biológicas y psíquicas de la existencia individual:
1. Intervención en la mujer embarazada para preservar y facilitar una circulación energética "calurosa" entre el útero materno y el feto.
2. Condiciones necesarias para un "nacimiento sin violencia".
3. Preservación de los equilibrios afectivos durante el periodo materno.
4. Acción pedagógica para preservar y desarrollar el mecanismo de la autorregulación: a)la curiosidad, b) la espontaneidad creadora y c) la autonomía en el niño.
5. Toma en consideración leal y franca de la sexualidad en el adolescente, etcétera.

Se trata, en todos los casos, permitir deshacernos del miedo, miedo primitivo que hiela las emociones, pervierte las relaciones, alimentando las rigideces y en última instancia, obstaculiza la energía vital: miedo de vivir, con sus múltiples facetas, pero con idéntica acción mortal.

Se trata de favorecer el principio del gozo de la vida. El principio del goce único, capaz, puede ser, de asegurar a la humanidad su porvenir.

Leer más...

miércoles, 13 de enero de 2016

Conciencia de la Riqueza

El primer paso hacia tener riqueza es saber qué es. Pocas personas saben lo que realmente es la riqueza en sí misma. ¿Qué es la riqueza? ¿Qué es lo que causa la riqueza? ¿Qué es lo que causa la causa de la riqueza?

Comencemos con el dinero, el símbolo mundial de la riqueza y después profundicemos más.
El dinero es simplemente un instrumento legal, una forma de intercambio. Lo usamos para intercambiar valor. Representa valor.
El dinero es el “cuerpo” del valor. Es la representación física del valor que sube y baja en nosotros mismos, dentro de nosotros. No dentro de “las cosas” fuera de nosotros sino adentro nuestro. ¿Qué sería del valor de las cosas, tales como un auto, sino fuera por nosotros? Nada, por lo menos para nosotros. En otras palabras, somos nosotros, los observadores, los que ponemos valor en las cosas. Las cosas materiales no tiene valor “monetario” en sí mismas, nosotros se lo damos. Por lo tanto, el dinero es la representación física de un sector particular de nuestro valor interno, dentro de nosotros, dentro de ti. Por esa razón es que una casa o las acciones de una empresa que hoy están valuadas en un millón de dólares pueden caer, mañana, en su valuación a la mitad cuando se introduzca el miedo en los corazones de aquellos que están involucrados. El miedo mata una porción del valor interno de los participantes y esto es reflejado en el papel moneda o sea el “cuerpo” del valor.

Aquí hay algo más: el papel moneda ni siquiera representa al dinero en su totalidad. Razonablemente, no puede representarlo. Según algunas estimaciones (que varían según el país) solo un 4% del dinero que está en los bancos existe como dinero en efectivo. Imagínate cuanta fibra de algodón, lino, pulpa de papel y metal se necesitaría para fabricar todo el dinero que todo el mundo tiene en su cuenta bancaria. Imagínate cuanto espacio se necesitaría para almacenar todo ese dinero en forma de papel moneda. Si uno tuviera que apilar un millón de dólares en billetes de un dólar, la pila pesaría una tonelada y tendría una altura de cien metros. El dinero ni siquiera existe más como reservas de oro. Exactamente por esa razón, en la década de los 70, nos quedamos sin la capacidad razonable de mantener un patrón oro.
Entonces, ¿Qué es lo que existe como el dinero del que estamos hablando?
Bueno, es una ilusión masiva. Son solamente números escritos en papel o guardados en dispositivos de almacenamiento de las computadoras, para ser más precisos, ¡registros! Para decirlo de otra manera, por cada 100 dólares o su equivalente en cualquier otra moneda, solamente 4 dólares existen como billetes o monedas, mientras que los 96 dólares restantes existen como números escritos sobre papeles o datos de computadoras en los bancos, empresas y otras entidades.
La única razón por la cual el sistema no colapsa es porque nosotros creemos en él.
La última vez que la gente dejó de creer en el sistema a gran escala fue en la Gran Depresión cuando gran cantidad de gente salió corriendo a los bancos para retirar su dinero. Esta no fue la causa de la Gran Depresión, pero en gran medida, fue lo que la aceleró.
Por lo tanto, el dinero no es la realidad de la riqueza, algo más lo es. El dinero es sólo la sombra de otra cosa. El primer paso hacia la riqueza es conocer qué es lo que realmente es el dinero, o para ser más precisos, que es lo que representa. Aprende a no mirar el dinero la mayor parte del tiempo. Como verás a continuación debería ser raro el día que mires al dinero de la manera en que lo haces hoy en día -el efectivo, las cuentas bancarias, los costos, etc. Esto es meramente la sombra y no lo real. Mirar la sombra, el dinero físico, como vas a comprobarlo enseguida, es desaconsejable y no saludable para ti y tus finanzas.
En lugar de eso mira el valor dentro tuyo, dentro de las personas y el flujo e intercambio de este valor entre la gente. Nuestro valor interno es lo que crea dinero.

Conciencia de Riqueza

El dinero es la sombra de nuestro valor interno. Desarrolla ese valor interno en ti mismo y en los demás y tu dinero exterior y riqueza aumentará automáticamente, sin falla.
Sin embargo ten cuenta esto: el dinero representa un aspecto del valor interno de una persona pero no significa que represente todo el valor interno. Esto es muy importante. Esto no se trata de autovaloración. El dinero representa un aspecto del valor interno relacionado con la riqueza. Por lo tanto no puedes decir que una persona rica tiene una autovaloración o valor más alto que una persona pobre, pero puedes decir correctamente que en temas que se relacionan con el dinero, la persona rica tiene un valor interno más elevado en ese aspecto del valor en que la persona elige ejercitar una proporción mayor de su valor interno. Esta zona del valor interno que se refleja en el dinero externo, cuando se la ejercita, se llama Conciencia de Riqueza. Está disponible para todas las personas por igual y puede ser desarrollada por y dentro de todas las personas por igual. Como cualquier otra cosa que es importante para el mantenimiento de la vida, tal como el aire, la conciencia de la riqueza es gratuita para todos. Uno puede elegir desarrollarla o no, ejercitarla o no.
En cualquier momento puedes cambiar tu elección y nada fuera de ti puede detenerte.
No necesitas nada fuera de ti para aumentar tu conciencia de la riqueza y por lo tanto del dinero. Todo lo que necesitas esta dentro de ti ahora mismo. Puede que te hayas olvidado pero está ahí. Vas a recordarlo y el primer paso es recordar siempre que el dinero no es real; es la sombra de algo más.

Y aquí hay otro secreto: la Conciencia de la Riqueza es simplemente la expansión de tu conciencia y la percepción de las partes abundantes dentro de tu ser. Por esa razón es que todo lo que necesitas para aumentar tu Conciencia de la Riqueza ya está dentro tuyo. Tú ya eres rico, pero te enseñaron a elegir el no experimentar tu riqueza. Este conocimiento cambia todo. Tal como lo hacen los ricos, tú puedes saber ahora cómo hacerlo y empezar a experimentar la riqueza en ti.
Tú tienes mayor capacidad de riqueza dentro de ti de la que puedas experimentar en todo tu tiempo de vida. No necesitas preocuparte si has alcanzado tu límite de volverte rico de alguna forma en particular o debido a cualquier circunstancia. Ni siquiera tienes que saber cómo convertir la Conciencia de la Riqueza en papel moneda en efectivo, pues, como verás, ocurrirá automáticamente.
Todo lo que necesitas hacer es expandir tu Conciencia de la Riqueza y ejercitarla, actuar sobre ella, ser ella. Las situaciones y oportunidades para la conversión equivalente a dinero en efectivo se te presentarán automáticamente. Ninguna de las personas que hoy son extremadamente ricas, podrían haber pronosticado, cuando no eran ricas, la secuencia exacta de los eventos que condujeron a tener una riqueza tan inmensa. Probablemente tenían un conjunto de metas y un plan pero cualquiera de ellos te puede decir que se cruzaron con incontables “coincidencias” y oportunidades que terminaron de “unirle los puntos” de maneras que nunca podrían haber pronosticado. Sus metas eran su propio hacer pero los caminos que los llevaron a su realización y aun los excedieron fueron increíblemente inteligentes y aun así, impredecibles. Verás ahora cómo hacer que eso te pase en tu vida – tal vez no puedas predecir la secuencia pero ciertamente puedes hacer que esas “afortunadas coincidencias” te sucedan cada día de tu vida.
A propósito, no sólo el papel moneda no es la verdadera riqueza. Muchas de las cosas que te rodean y que consideras reales, en realidad, son ilusiones. Te estás por embarcar en un hermoso viaje que te da poder y libertad y que te va mostrar exactamente qué es el mundo desde una perspectiva que nunca antes habías tenido. Es un viaje que te abrirá los ojos y te desatará las alas. Estás por mirar qué es lo que hay “debajo del capó” de la Vida; estás por aprender cómo adaptar tu mundo a tu gusto. Estás por alcanzar la Conciencia de la Riqueza. Una vez que lo hagas se te va a hacer difícil evitar el éxito y la riqueza. El éxito y la riqueza te seguirán automáticamente. Sí, leíste bien. No tienes que preocuparte con su búsqueda y aun así ellos te van a encontrar. Vas a ser libre de experimentar otros aspectos de la vida que ni siquiera soñaste antes, dimensiones del Ser y de la Vida que son verdaderamente increíbles.

Leer más...

martes, 12 de enero de 2016

Segmentos en Somatosicodinamica - SPD

Existe, desde hace cierto tiempo, la tendencia a tomar en consideración aquellas técnicas que tienen como objetivo el restablecimiento de la vitalidad energética, como son la homeopatía, la acupuntura, la fitoterapia, la dietética, el masaje y de manera general las prácticas corporales.
La mayor parte de dichas terapias se caracterizan por su concepción estrictamente materialista debido a su práctica mecanicista.

La somatosicodinámica considera el soma y la psique como una unidad funcional, haciéndose necesario el equilibrio energético entre las dos partes para asegurar la salud real. Por lo tanto, desde el punto de vista de la somatosicodinámica, es ilógico hablar, sea en términos físicos, sea en términos psíquicos, pues cada manifestación del ser humano va a ser siempre la expresión del funcionamiento energético, la base de la vida.
El fenómeno de la vida es un aspecto visible del concepto energético, influenciado por diversos factores variables del medio ambiente. Por lo tanto, no es posible localizar el equilibrio estático, sino que es más bien un equilibrio dinámico ligado a una dimensión espacio-tiempo; en otras palabras, ligado a la dimensión histórica y ecológica.


El ser vivo, a fin de establecer contacto entre él mismo, los demás y su entorno, dispone de un conjunto de factores de reciprocidad y adaptación. Este sistema dialéctico en su conjunto implica un intercambio energético continuo, de forma que, cuando se bloquea, produce una estasis energética. Dicha estasis o carencia energética provoca manifestaciones corporales y/o en el plano psíquico. La energía estancada llega a ser peligrosa para el cuerpo.
Por lo tanto, no es posible desde el punto de vista terapéutico eliminar estos síntomas actuando unilateralmente, ya sea sobre lo físico o sobre lo psíquico. El síntoma es siempre la expresión de una emoción: la respuesta a una estimulación, una percepción más o menos estresante, sea gratificante o frustrante (principio del placer). Dicha percepción está siempre ligada a la sensorialidad del sujeto.

La Somatosicodinamica SPD, en lo que concierne a la patología clínica, propone la división del cuerpo en siete segmentos:

- Primer Segmento: los ojos, los oídos, a los cuales añadimos la nariz (telerreceptores).
- Segundo Segmento: la boca.
- Tercer Segmento: el cuello.
- Cuarto Segmento: el tórax.
- Quinto Segmento: el diafragma.
- Sexto Segmento: el abdomen.
- Séptimo Segmento: la pelvis.

El tono funcional óptimo de cada nivel es, teóricamente, aquel en donde encuentra su equilibrio la función neurovegetativa y muscular.
Salvo la piel, presente en todo el cuerpo y que siendo de origen ectodérmico se la puede considerar nuestro cerebro exterior, los otros cuatro sentidos están localizados en la cabeza y corresponden a los dos primeros niveles.

A propósito de los bloqueos de los diferentes niveles, que es necesario distinguir entre ellos, como ya hemos señalado, tres categorías bien distintas:

1) Los bloqueos primitivos.
2) Los bloqueos principales.
3) Los bloqueos secundarios.

Conviene añadir que se constatan "correspondencias recíprocas energéticas" entre ciertos niveles, lo que se expresa por los diferentes rasgos caracteriales de un mismo individuo.

El primer segmento muscular -que comprende los ojos, los oídos, así como la nariz que une este nivel al segundo, la boca-, a causa de su función telerreceptora, constituye la puerta de entrada del miedo, lo que ocasiona la angustia, la ansiedad del terror, y a su vez la angustia.
La conexión privilegiada de ese primer segmento con el diafragma (quinto segmento) es evidente.
Otros segmentos tienen cierta vinculación con este último, como veremos más adelante.

El segundo segmento, la boca, tiene una correspondencia directa con la pelvis (séptimo), no solamente en lo referente a la genitalidad, sino también en lo concerniente a las funciones de secreción.

El tercer segmento, el cuello, es el bloqueo principal clásico. Aquí es donde se encuentran todas las defensas vinculadas al instinto de conservación. Es el aliento del autocontrol. También se halla aquí el núcleo más importante de la ambivalencia, lo cual explica la interconexión con el cuarto segmento, el tórax, pero también con el diafragma (quinto segmento), porque el narcisismo -que se asienta en el cuello- conduce al sujeto a realizar esfuerzos masoquistas con una ansiedad que controla para alcanzar sus fines. El hecho de ser incapaz de dejarse ir, de abandonarse (autocontrol), implica igualmente un vínculo con la pelvis (séptimo segmento).

El cuarto segmento, el tórax, es la zona de paso entre los tres primeros segmentos (pregenitales) y los tres siguientes, los seudogenitales. (No existe segmento genital ya que el término genital implica al individuo en su totalidad, sin bloqueo alguno cualquiera sea el segmento...)

El quinto segmento, el diafragma,es el más importante: no hay vida sin respiración y este músculo es un verdadero distribuidor de energía. Es por lo que se halla interconectado a todos los otros segmentos.

El sexto segmento, el abdomen, constituye el puente entre el diafragma y la pelvis (séptimo segmento) que permite la descarga energética fisiológica del orgasmo.
El orgasmo no debe ser reducido a una mera noción de placer, sino más bien de goce, en el sentido pleno, total, de ese término: ¡el gozo!

El séptimo segmento no puede funcionar convenientemente más que a condición del desbloqueo de los seis primeros.

Es importante señalar que al respecto de los segmentos y sus respectivos bloqueos, así como sus correspondencias sólo hacemos una explicación aproximativa.

Leer más...

sábado, 9 de enero de 2016

La Sonrisa Interior

La Sonrisa Interior es un poderoso ejercicio de autocuración que puedes realizar cada día o cada vez que quieras recuperar tu bienestar general.

Siéntate en una silla, coloca recta la columna vertebral y cierra los ojos.

Concéntrate en tu respiración, hasta que se haga calmada y rítmica.

Siente como toda tu capacidad respiratoria sube y baja con cada respiración completa y va calentándose gradualmente.

Sonríe a tu ombligo y a tu abdomen. Cuando realices la exhalación desplaza tu conciencia hasta la vejiga. Sonríe al interior de la vejiga.
Visualiza ahí un color azul o imagina agua azul brillante.
Deja que tu conciencia permanezca en la vejiga durante tres o cuatro respiraciones.

En la siguiente exhalación muévete hasta el hígado.
Concéntrate en la parte derecha de tu cuerpo. Sonríe a tu hígado.
Visualiza el color verde o imagina un bosque de madera fresca y natural.

Inhala esa tonalidad verde hacia el hígado durante tres o cuatro respiraciones completas.

Permite, ahora, que tu conciencia se mueva hasta tu corazón.
Siente el fuego del amor arder dentro de tu corazón.
Imagina un brillante color rojo.
Permanece en tu corazón entre tres y cuatro respiraciones.
Siente y ve el intenso color rojo. Respira y sonríe en tu interior.

Desliza tu conciencia hasta el estómago, el páncreas y el bazo.
Concéntrate en la parte izquierda de tu cuerpo.
Imagina un Sol amarillo en esta zona.
Siente aquí el tenue calor de la tierra.
Inhala el color amarillo.
Sonríe dentro de estos órganos.

Desplaza tu conciencia a los pulmones, que están conectados al elemento metal.
Inhala la luz plateada en cada célula al mismo tiempo que sonríes en tu interior.
Siente como tus pulmones se expanden y se enfrían.

Deja que tu conciencia baje hasta tus rodillas.
Sonríe dentro de tus rodillas y visualiza agua clara y burbujeante.
Siente como el agua rodea agradablemente las rodillas.

Repite este ciclo varias veces: vejiga, hígado, corazón, estómago, pulmones y rodillas.

Cuando termines traslada tu conciencia hasta el ombligo, lugar donde se quedará almacenada la energía.

Leer más...

jueves, 7 de enero de 2016

Meridiano de Riñon, Indecision Sexual y Psoas

El meridiano de riñón es el meridiano de la confianza sexual. Los estado negativos del meridiano de riñón están relacionados con la indecisión sexual. Solemos encontrar problemas de meridiano de riñón en personas que no pueden tomar decisiones claras sobre sus asuntos sexuales. ¿Debería acostarme con este hombre?¿Quiero realmente hacerlo?¿Estoy preparado para este tipo de relación? Tal clase de cuestiones afectan al meridiano de riñón.
La emoción negativa del meridiano de riñón es la indecisión sexual.
La indecisión sexual se transmuta con las siguientes afirmaciones positivas: “Yo soy sexualmente seguro/a” y “mi energía sexual se encuentra equilibrada”.
La imagen que le pediríamos que visualizara a una persona para realizar el test de comprobación para la energía de riñón es: “Imagine (visualice) que ha mantenido relaciones sexuales con alguien que no le atrae plenamente, pero a quien no desea rechazar del todo”.

Son cuestiones muy sutiles. Por ejemplo, se suele encontrar que la prueba de test da débil en hombres que tienen problemas con sus esposas, y que están considerando la posibilidad de tener otro tipo de relaciones extramatrimoniales. La insatisfacción y la indecisión sexuales suelen ir juntas. El punto corporal del test es la duodécima costilla.

El músculo principal relacionado con el meridiano de riñón es el psoas. Otros músculos secundarios son el trapecio superior y el ilíaco.
El psoas es uno de los músculos más grandes y más gruesos del cuerpo. Une las vértebras de la zona lumbar y la cabeza del fémur (hueso del muslo). El psoas se encarga principalmente de la flexión de la cadera y del muslo, tiene gran influencia sobre la postura lumbar y la forma en que las caderas se colocan.
La indecisión sexual afecta al psoas contrayéndolo y de esta manera tiende a inclinar la espalda hacia adelante. La presión ejercida por el músculo psoas, mientras está en un estado contraído puede comprimir las articulaciones y los discos de las vértebras lumbares. Esta presión provoca la degeneración y se hacen más susceptibles a las lesiones.

Un psoas corto en un lado, tira de la columna o la pelvis hacia ese lado, lo que conduce a muchos problemas dolorosos, incluyendo escoliosis.
La causa más frecuente de dolor en la espalda y de cadera es con frecuencia el músculo psoas. Muchos creen que el músculo psoas es uno de los músculos más importantes del cuerpo. El número de problemas causados por el psoas es bastante sorprendente. Estos incluyen: dolor de espalda baja, dolor de articulaciones sacroilíacas, ciática, problemas de disco, espondilosis, la escoliosis, la degeneración de la cadera, dolor de rodilla, problemas de dolor de la menstruación, infertilidad y digestivo. La lista también puede incluir problemas biomecánicos como la inclinación de la pelvis, las discrepancias longitud de las piernas, cifosis y lordosis lumbar.
Este músculo (en animales es conocido como el lomo) discurre desde la parte media de la columna, en las vértebras dorsales 12, y se conecta a todos los discos y las apófisis transversas de todas las vértebras lumbares hacia abajo a través de la pelvis para fijar en el interior de la parte superior de la pierna en el trocánter menor. La parte inferior se combina con fibras del músculo ilíaco, que se encuentra en el interior de la superficie de la pelvis y el sacro, cuando se curva sobre el hueso púbico y se inserta en el trocánter menor.

Los calambres y dolores menstruales han sido exitosamente aliviados aprendiendo a relajar y liberar el músculo psoas. Los calambres menstruales realmente no se producen en el útero sino que son ocasionados por un músculo psoas contraído que presiona los órganos reproductores; la congestión producida en la circulación sanguínea del área probablemente irrite los nervios que tienen que ver tanto con el psoas como con los órganos sexuales involucrados.

Debido a que el psoas es parte del “reflejo del miedo”, el miedo asociado con la menstruación, la reproducción y la sexualidad necesita ser comprendido y remitido.
El miedo es siempre percibido a través del músculo psoas de tal forma que es también a través de percibir el psoas que lograremos liberarnos de antiguos miedos.
El psoas se contrae debido a los hábitos posturales y traumatismos. Caminar o estar de pie con el mentón hacia delante en una sola posición durante demasiado tiempo, hará que el músculo se tense. Sentados durante gran parte del día hace que el músculo se acorte para mantenernos biomecánicamente equilibrados en nuestras asientos.
Traumas no resueltos pueden mantener el psoas corto y reactivo. Este es un músculo principal en las respuestas de huida, lucha, congelación o miedo al peligro. Cuando la supervivencia está en juego, impulsa al cuerpo a actuar. Cuando se sobresalta, se inflama preparándolo para agarrar, esperar o correr. Hasta que el psoas se libera, el músculo puede estar contraído y tener espasmos, y acortamiento adicional con mucha facilidad.

Leer más...

domingo, 20 de diciembre de 2015

Ciclos Vitales de la Naturaleza Humana

El agua debe permanecer en movimiento; tiene un ritmo, un ciclo que es gobernado sobre todo por el movimiento gravitacional de la luna.
Las expansiones y las contracciones diarias de los océanos durante las mareas son como el ciclo respiratorio de la Tierra.
La luna es Yin, el principio receptivo, femenino y oscuro, relativo al subconsciente: lo escondido y las emociones. El agua tiene esas mismas características. El estado del agua en el cuerpo puede reflejar el estado de las emociones. Como el planeta, nosotros también podemos tener sequías e inundaciones, charcas estancadas y corrientes de agua fresca.

Todos tenemos nuestros ciclos. Muchos de nosotros poseemos ciclos en los que se liberan las emociones retenidas, como en las lluvias del invierno. Luego, con una nueva conciencia y la expresión de estos sentimientos, viene un verdadero aligeramiento de nuestra energía. El agua, retenida a veces en el cuerpo junto con las emociones, puede ser causa de letargo, lentitud, irritabilidad e incapacidad para la expresión.

Según la Medicina Tradicional China, los individuos con deficiente energía del agua pueden tener dificultades para relajarse o descansar, y una incapacidad de reflexionar claramente.

Un elemento agua equilibrado permite la fluidez, la capacidad de descansar y de nutrirse a uno mismo y a los otros, de guiar la percepción y la reflexión, y de expresar los sentimientos, como el amor. Las cualidades de la compasión, el entendimiento y la respuesta a las necesidades y sentimientos de los demás se consideran a menudo como manifestaciones de los aspectos femenino y maternal, y son también características del elemento agua.

Yin y Yang

La Unicicidad del Universo tiene dos aspectos que pueden considerarse como dualidades, como polaridades o incluso como conflictos. Son las dos fuerzas primarias: el yang, que trata del invierno y el agua son las partes más yin de los ciclos.

La mayor parte de las cosas existen como una combinación del yin y el yang, más que como uno y otro puro.
Algunos aspectos de yin son: frío, húmedo, receptivo, profundo y hacia adentro. El yin se relaciona con la Tierra y con la forma; el yang, con el Cielo y la energía, y es caliente, seco, activo, ligero, superficial y hacia afuera.

Estas dos fuerzas las vemos en alternativos flujos y reflujos en la naturaleza y dentro de nosotros durante todo el tiempo, en los ciclos mensuales solar-lunares, en el día y la noche y, ciertamente, en cada momento; y en nuestra respiración y en los latidos del corazón. El corazón se contrae, se vacía, se relaja y se llena de nuevo. Los ciclos del yin y del yang son como los latidos del Universo.

Nuestra conciencia sigue el mismo esquema al cambio. La conciencia activa; que se expande y se relaciona con las cosas que hay en nuestro exterior, se considera yang; retirarse hacia adentro, escuchar y ser receptivo, es yin. Hay un constante equilibrio entre los dos. El día se hace noche, la noche se hace día, luz y oscuridad. El amanecer y el ocaso son los momentos del día en que el yin y el yang están equilibrados. Cada día nos levantamos con la luz, desplegándonos lentamente desde el estado de sueño, nos expandimos y vamos a trabajar, a la actividad y la luz del sol; entretanto, el yang es dominante; más tarde experimentamos el yin cuando regresamos a casa buscando apoyo, nutrición, relajación, sueño y el juego con las realidades interiores.

De modo similar, en cada ciclo lunar el Sol (el principio masculino, activo, y luminoso) y la Luna (el principio femenino, receptivo, y oscuro) pasan por muchas relaciones. También experimentamos internamente este cambio cíclico. Durante el periodo de la luna nueva (cuando el Sol y la Luna están en el cielo en el mismo grado relativo con respecto a la Tierra), con sus noches más oscuras, nuestra experiencia es más yin, interesada por necesidades interiores, por la creatividad y por mirar hacia el siguiente ciclo.

En la luna llena, cuando nuestro satélite refleja la luz del Sol por la noche (el Sol y la Luna tienen en el cielo una separación relativa de 180° con respecto a la Tierra), nuestra experiencia es más yang, a menudo con noches brillantes y activas, fiestas y menos necesidad de sueño.


Las cuatro estaciones son también un ciclo yin/yang; la luz del día domina durante un tiempo, y luego vuelven las noches más largas. El verano es la estación más yang, con días largos y mucha actividad bajo el sol; en el otoño va creciendo el yin, hasta el solsticio de invierno. Luego empieza a crecer el yang hasta que la noche y el día se igualan en el equinoccio primaveral; y de nuevo predomina la energía yang a través del verano. Incluso aunque algunos climas puedan ser más calientes o más fríos, o tengan cambios climáticos menos definidos, debemos entender que el ciclo luz/oscuridad es la relación importante para la diferenciación de las estaciones.

Leer más...