Las Imágenes y algunos Textos de este Blog, han sido sacados de Internet. Si alguien tiene derechos y quiere que no salgan en este espacio, nos lo hacen saber y serán retirados inmediatamente.


91808 Veracruz - Ver. México - Tels. 229 115 66 26 - 229 913 80 88
España - Tels. 680 53 75 56 - 965 78 63 38

Centro Fénix de Naturopatía tiene el placer de invitarles a conocer sus técnicas terapéuticas,
probadas y usadas por millones de personas, con éxito, en todo el mundo;
para el remedio de síntomas como la depresión, el estrés, la ansiedad.
Dolores musculares y óseos. Problemas respiratorios y alergias.










lunes, 19 de enero de 2015

Tu Pasado, el Nacimiento y sus Efectos más Comunmente Reprimidos

Hay dos cuestiones que hay que sacar a relucir acerca del pasado con relación a la mejora personal.
La primera cuestión es que todo lo que pasó contribuyó a crear el presente, que es el punto de partida para crear el futuro.
La segunda cuestión es que a pesar de que posiblemente se haya reprimido parte del pasado, se sobrevivió. Esto quiere decir que es absolutamente seguro volver a explorar cualquier cosa que esté en la memoria consciente o inconsciente.
Los acontecimientos que tienen que ver con el pasado son el nacimiento, la infancia, las relaciones con los padres, la rivalidad entre hermanos y la adolescencia. Estos acontecimientos tienen importancia sobre todo porque son los momentos cuando la mayoría de la gente tomó las decisiones más importantes acerca de la vida.

El nacimiento es un acontecimiento que compartimos con todo el mundo. A pesar de ello, es un suceso casi universalmente no recordado. Puesto que el nacimiento es tan comúnmente reprimido, puede parecer algo extraño (si no se recuerda el nacimiento) que se esté hablando de él. Puede que se piense que el nacimiento no es muy importante. El nacimiento es importante porque todas las primeras impresiones son importantes, al nacer la gente saca sus primeras conclusiones sobre la naturaleza de la vida fuera del útero.

La mayoría de las técnicas de parto en los hospitales han sido diseñadas para la comodidad y la conveniencia de los asistentes al parto, y los neonatos son tratados muchas veces como si fueran cosas, sin conciencia y, por ello, sin importancia.
Muchas veces, las actitudes que tiene la gente sobre los recién nacidos, las tiene porque cree que los recién nacidos son, o demasiado ignorantes, o no están suficientemente desarrollados, para tener consciencia de lo que pasa. Consideremos por un momento que puesto que nacimos es obvio que habíamos exhibido la inteligencia innata de desarrollar un cuerpo humano partiendo sólo de un espermatozoide, un óvulo y la voluntad de la madre de llevar a cabo el crecimiento en su matriz. ¡Que trabajo de creación más hermoso hicimos! También teníamos suficiente inteligencia como para sacar muchas conclusiones sobre la naturaleza de la vida basándonos en nuestras primeras impresiones.

En general, el nacimiento fue el único cambio permanente, instantáneo y dramático en nuestra realidad que hayamos experimentado. El crecimiento desde óvulo y espermatozoide a embrión, a feto y finalmente a niño prenatal, ha sido proyectado y registrado con detalle por la ciencia moderna como un proceso de naturaleza gradual de día a día. Después del nacimiento, en los primeros dos años de nuestra vida, aprendimos a hablar, a caminar, a comer solos y a eliminar de una manera socialmente aceptable. A pesar de ser mucho lo que se aprende en un periodo de tiempo corto, ocurre de una manera gradual.

Uno de los beneficios de la respiración circular es que el proceso nos libera de las emociones reprimidas durante la experiencia del nacimiento. Una de estas emociones reprimidas es el miedo al cambio, o dicho de otro modo, miedo a lo desconocido. Al integrar el miedo reprimido en el primer gran cambio de la vida, será más fácil hacer otros cambios en la vida, sean cuales sean.
Los mayores cambios que ocurren en el nacimiento están relacionados con: tacto, luz, sonido respiración atmosférica, relación con el mundo, relación con la gente, separación física y temperatura.

Una vez que empiezas a examinarte a ti y a tu mente en serio, te darás cuenta rápidamente del hecho de que existen acontecimientos en tu pasado que has reprimido. Cuando estos acontecimientos llegan a la conciencia, podrás ver las conclusiones que sacaste sobre estos sucesos y como éstos afectaron a tu vida.
El pasado ya pasó, por ello no importa lo que pasó en el nacimiento; tampoco importa si el médico tenía bigote, o si naciste en un taxi camino del hospital, o lo que sea. Lo que importa son las conclusiones que se sacaron de la vida basadas en esto. La respiración circular proporciona una manera segura, eficiente y agradable para volver a experimentar el nacimiento y eliminar cualquier conclusión negativa que se haya sacado desde entonces.

Leer más...

viernes, 9 de enero de 2015

Las Relaciones como Practica Espiritual

Las relaciones entre hombres y mujeres reflejan el profundo estado de crisis en el que la humanidad se encuentra ahora. En la medida en que los seres humanos se han ido identificando cada vez más con la mente, la mayoría de las relaciones no se arraigan en el Ser y así se convierten en una fuente de dolor y permanecen dominadas por los problemas y el conflicto.

Sin embargo, cada crisis supone no sólo un peligro sino también una oportunidad. La oportunidad que está oculta en cada crisis no se manifiesta hasta que todos los hechos de una situación dada se reconocen y aceptan completamente. Mientras se les niegue, mientras se trate de escapar de ellos o se desee que las cosas sean diferentes, la ventana de la oportunidad no se abrirá, y se permanecerá atrapado en esa situación, que continuará siendo la misma o se deteriorará más.

El reconocimiento y la aceptación de los hechos traen consigo un cierto grado de libertad. Por ejemplo, cuando sabes que no hay armonía y te das cuenta de ese hecho, a través de ese conocimiento ha aparecido un nuevo factor y la falta de armonía no puede permanecer sin cambiar. Cuando sabes que no estás en paz, tu conocimiento crea un espacio tranquilo que rodea a tu falta de paz en un abrazo amoroso y tierno que la transmuta y la convierte en paz. En cuanto a la transformación interior, no hay nada que puedas hacer. No puedes transformarte a ti mismo, y ciertamente no puedes transformar a tu pareja ni a ninguna otra persona. Todo lo que puedes hacer es crear un espacio para que ocurra la transformación, para que entren la gracia y el amor. Así pues, siempre que tu relación no funcione alégrate, porque eso significa que lo que era inconsciente está saliendo a la luz. Es una oportunidad de salvación. Todo el tiempo has de ser consciente de ese momento, particularmente de tu estado interior. Si hay rabia, saber que hay rabia. Si hay celos, actitud defensiva, impulso de discutir, necesidad de tener la razón, una frialdad interior que pide amor y atención, o dolor emocional de cualquier tipo, lo que sea, has de conocer la realidad de ese momento y estar atento a ese conocimiento. Si observas una conducta inconsciente en tu pareja, has de mantenerla dentro del abrazo amoroso de tu conocimiento para no reaccionar. La inconsciencia y el conocimiento no pueden coexistir durante mucho tiempo, incluso si el conocimiento está en la otra persona y no en la que está actuando llevada por la inconsciencia. La forma de energía que hay tras la hostilidad y el ataque encuentra la presencia del amor absolutamente intolerable. Si reaccionas ante la inconsciencia de tu pareja, te vuelves también inconsciente. Pero si en ese momento te acuerdas de conocer tu reacción, nada se ha perdido.

La humanidad está bajo una gran presión de evolucionar porque es nuestra única oportunidad de sobrevivir como especie. Esto afecta todos los aspectos de tu vida y las relaciones cercanas en particular. Las relaciones nunca antes han sido tan problemáticas ni han estado tan cargadas de conflicto como ahora. Como habrás notado, su objetivo no es hacerte feliz o realizarte. Si continúas persiguiendo la meta de la salvación a través de una relación, te desilusionarás una y otra vez. Pero si aceptas que la relación es para hacerte consciente en lugar de feliz, entonces sí te ofrecerá salvación y te sintonizarás con la conciencia superior que quiere nacer en este mundo. Para quienes se aferran a los patrones antiguos, habrá cada vez más dolor, violencia, confusión y locura.

Leer más...

sábado, 3 de enero de 2015

La Personalidad en Funcion de la Energia

Hay energía en todos los procesos de la vida –en el movimiento, en el sentimiento y en el pensamiento− pero estos procesos pueden interrumpirse si falta al organismo el suministro de energía. Así, por ejemplo, la carencia de alimento agotaría tan gravemente la energía del organismo, que se produciría la muerte; e, igualmente, suprimir el oxígeno necesario obstaculizando la respiración podría ocasionar la muerte al individuo.

Un fuego corriente se apaga cuando se acaba el combustible que lo mantiene; además arde indiscriminadamente, sin reparar en la energía liberada por la combustión. El organismo viviente es, por el contrario, un fuego independiente, autorregulador y perpetuador de sí mismo. Sigue constituyendo el gran misterio cómo se desarrolla este milagro de arder sin encenderse ni agotarse. No somos capaces todavía de dilucidar este enigma, pero es muy importante procurar entender algunos de los factores que intervienen en el fenómeno, porque todos queremos mantener constante y brillantemente encendida la llama de la vida dentro de nosotros.

No estamos acostumbrados a pensar en la personalidad en función de la energía, pero son dos valores que no pueden disociarse. La cantidad de energía que tenga el individuo y la forma en que la use determina su personalidad y se refleja en ella. Unos tienen más energía que otros. Una persona impulsiva, por ejemplo, no puede recibir en su nivel de excitación o energía ningún aumento: tiene que descargar el exceso lo más rápidamente posible. El individuo compulsivo usa su energía de modo distinto: tiene que descargar su excitación, pero lo hace según patrones de movimiento y conducta rígidamente estructurados.

La relación de la energía con la personalidad se manifiesta más claramente en una persona deprimida. Aunque la reacción y la tendencia depresiva derivan de la interacción de factores psicológicos y físicos complicados, hay algo perfectamente claro. El individuo deprimido lo está también en su energía. Los estudios filmados muestran que solo realiza la mitad aproximadamente de los movimientos espontáneos que efectúa el individuo no deprimido. Si el caso es grave, puede quedarse sentado inmóvil, apenas realizando movimiento alguno, como si no tuviese energía para obrar. Su estado subjetivo responde muchas veces a esta imagen objetiva. Generalmente cree que le falta energía para seguir moviéndose. Acaso se lamente de sentirse sin fuerzas, aunque no está cansado. La depresión de su nivel de energía se observa en la disminución de todas sus funciones energéticas. Su respiración está deprimida, su apetito está deprimido, su ímpetu sexual está deprimido. En tal estado quizás no pudiese reaccionar a nuestras exhortaciones de interesarse por algo: literalmente, “no tiene la energía” necesaria para sentir interés por nada.
La manera más inmediata de ayudar a estas personas a recuperar su energía es aumentar su toma de oxígeno. Es decir, hacerles respirar más profunda y plenamente. Hay diversas formas de ayudar a una persona a movilizar su respiración y partiendo del supuesto de que el individuo no puede hacerlo por sí mismo, eso significa que quien le ayude ha de poner en juego “su propia energía” para hacerle entrar a la persona deprimida en actividad. Esto requiere dirigirlo a realizar bajo nuestras indicaciones ciertas actividades sencillas que poco a poco dan profundidad a su respiración, y practicarle presiones y tactos físicos para estimularla. Lo importante es que, al reactivarse la respiración del individuo, su nivel de energía se eleva. Cuando llega a cargarse, puede producirse en sus piernas un suave temblor o vibración involuntaria. Esto se interpreta como señal de que circula por su cuerpo cierta corriente de excitación, especialmente en la parte inferior. Su voz puede hacerse más sonora, porque es mayor la cantidad de aire que fluye a través de su laringe, y el rostro puede tornársele radiante. Quizás no se necesiten más de veinte o treinta minutos para lograr esta mutación y para que la persona se sienta “revitalizada”. En efecto, ha salido temporalmente de su estado depresivo.

Aunque se observa inmediatamente y se experimenta enseguida el resultado de la respiración más profunda y plena, no es la cura de la condición depresiva. Ni dura su efecto, puesto que la persona no es capaz de mantener espontáneamente esta cualidad profunda de la respiración. En dicha incapacidad radica el problema de la depresión, que no puede resolverse sino por medio de un análisis concienzudo de todos los factores que han contribuido al decaimiento del cuerpo y a la personalidad deprimida. Pero tampoco el análisis valdrá gran cosa si no va acompañado de un esfuerzo asiduo por elevar el nivel de la energía personal, cargando el cuerpo energéticamente.

Leer más...

domingo, 21 de diciembre de 2014

Las Cuatro Leyes de la Riqueza

Estas sencillas leyes rigen el ámbito de la riqueza y las practican todas las personas que tienen éxito económico, las grandes compañías y las instituciones financieras.

Las Cuatro Leyes de la Riqueza son:
La Ley de Ganar. Esta Ley enuncia que "Toda Riqueza Humana Es Creada por la Mente”.
La aplicación de esta Ley involucra la creación placentera de un ingreso suficiente.
La Ley de Ganar es la más importante. Si no llegas a dominarla, las demás se convertirán en simples conceptos intelectuales.
La clave de la riqueza está en aprender cómo tomar las riendas de la mente, saber cómo encauzarla con pensamientos positivos, observándose uno mismo, liberándose de los principales obstáculos que frenan el pensamiento y aprendiendo a usar mejor la imaginación.
Tu riqueza aumentará al mejorar la calidad de tus pensamientos acerca de ti y mejorar la calidad de tus pensamientos en cuanto a qué haces para ganar dinero.

La Ley de Gastar se basa en que "El Valor del Dinero es Determinado por el Comprador y el Vendedor en cada Operación”.
La aplicación de esta Ley implica disfrutar de las cosas que se compran con dinero.
El dominio de esta Ley te libera de sentimientos de culpa respecto al dinero, culpa que nace del temor de engañar a otros, así como de que te engañen.
Un principio básico acerca del dinero es que lo debes de recibir antes de gastarlo. Esto significa que siempre has tenido y tienes un saldo positivo. Aun cuando tengas cuentas por pagar, tu saldo es positivo. Cuentas y deudas no son gastos, son convenios. Las cuentas y deudas no representan gastos hasta que se pagan.
Generosidad es la disposición de dar dinero libremente a gente que no lo necesita. Esto es diferente a la práctica de la caridad, que consiste en dar dinero libremente a gente que si lo necesita. La caridad es una idea maravillosa y una noble práctica pero que no te librará de la necesidad de dinero. La necesidad significa carencia, que equivale a escasez. Si piensas que necesitas dinero este pensamiento refuerza tu idea de carencia y escasez. Dar dinero a personas que no lo necesitan deshace cualquier asociación entre el dinero y su necesidad. Si no tienes a nadie que no necesita dinero, entonces ofrécelo a alguna persona que te haya proporcionado algo valioso en tu vida. Puedes tener la seguridad de que esa persona utilizará el dinero para algo importante.

La Ley de Ahorrar considera "La Acumulación de un Sobrante de tu Ingreso”.
Su aplicación conlleva ahorrar un porcentaje de tus ingresos. El proceso da una sensación de abundancia, que se reflejará en tus ingresos futuros.
La razón de que tanta gente fracase en el ahorro es que sólo tienen una cuenta de ahorro. Si es así, estás ahorrando sin ningún propósito, o bien haciéndolo por el dinero en sí mismo. A esto se le llama acaparamiento, ahorrar para tiempos difíciles o por el miedo de quedarte sin dinero.
El secreto de ahorrar fácil y exitosamente es tener varias cuentas de ahorros, cada una para un objetivo especial.
Esta es la lista de las siete cuentas de ahorros:
1. Ahorros para Cuentas Grandes.
2. Ahorros para Independencia Financiera.
3. Cuenta de Ahorros Millonaria.
4. Ahorros del Ingreso Anual.
5. Ahorros para Gastos Corrientes.
6. Ahorros para Impuestos.
7. Ahorros para Expresar tu Generosidad.

La Ley de Invertir plantea "Gastar el Capital con el Propósito de Aumentar tus Ingresos”.
Esta Ley es una combinación de las anteriores, ya que en su aplicación participan los tres factores: ganar, gastar y ahorrar.
En contra de la opinión popular, no se requiere una gran cantidad de capital para convertirse en un inversionista exitoso.
El dinero sigue exactamente las órdenes de tu mente, no importa la actividad financiera en que te desenvuelvas.
Elimina el factor de preocupación en tus inversiones. Hay varias maneras de hacerlo. Usa tu imaginación para:
1. Encontrar inversiones que no te causen preocupación.
2. Encontrar maneras creativas para administrar tus inversiones, de modo que tu pérdida máxima corresponda a una cantidad de dinero que no te produzca preocupación.
3. Usar afirmaciones para eliminar tu miedo a perder.
4. Invertir solo en cosas que te agraden.
Administra tu dinero para invertir de manera que siempre te puedas mantener en el negocio de las inversiones. Con seguridad, esto es suficiente para que cualquiera aprenda a ser un inversionista exitoso.

Leer más...

domingo, 14 de diciembre de 2014

El Primer Nivel de Percepcion en el Ser Humano

El ser humano es un animal óptico porque un tercio de sus vías nerviosas están destinadas a los ojos.
Los ojos, así como los oídos y la nariz, desde el nacimiento, deberían ser integrados inmediatamente en un funcionalismo unitario porque de lo contrario el individuo, al carecer de contacto con la realidad, llegaría a falsos contactos, es decir, a la disociación.

El hipotálamo es el primer cerebro en la evolución.

La conciencia es, en efecto, autopercepción, y para tenerla es necesario que los estímulos sensoriales provoquen un sentimiento de excitación. La ruptura entre sensación y percepción provoca el pánico, la interpretación errónea de la realidad, la confusión, la falta de orientación, la incoherencia, en definitiva, una imposibilidad de identificación, que determina la ausencia de identidad, pudiendo definir a este individuo como psíquicamente sordo y ciego.
Un bloqueo parcial a este nivel, está indicando una personalidad psicótica caracterizada por una reactividad, el sujeto no es activo, creativo, sino que responde al medio y, en particular, a los estímulos visuales, con una predilección por la forma en detrimento del fondo.

La ansiedad parece ser una manifestación de agresividad negativa dirigida contra uno mismo y depende de una disfunción respiratoria causada por el bloqueo del diafragma. La agresividad es una manera de acercarse, de contactar: los telerreceptores de los ojos, los oídos y la nariz tienen por función, desde el nacimiento, tomar contacto con el mundo exterior. El feto percibe los sonidos como vibraciones, radicando en ello el contacto inicial con la realidad materna; el nacimiento, en la mayoría de los casos, se vive como un traumatismo: la emoción existencial primaria del miedo deriva de este traumatismo y del trastorno de los telerreceptores.

La emoción primaria del miedo en los primeros momentos de la vida determina una pérdida de tono, conduciendo a una vasodilatación que potencializa la vasoconstricción a fin de asegurar la homeostasis. En la práctica, la vasodilatación que tiene todas las características de una parálisis, puede llegar a ser mortal, a no ser que se elimine por medio de una descarga energética por los ojos (la mirada fulminante de hostilidad): esto es el origen de la vasoconstricción; por eso se puede considerar la hostilidad como una emoción secundaria.

El córtex en sí mismo no tiene sensibilidad local, pero cada parte de la superficie cerebral corresponde, desde el punto de vista sensorial o motor, a una manifestación del individuo. Es por eso que una estimulación en una zona cualquiera puede dar una respuesta periférica. El cerebro está dividido en lóbulos:
• Lóbulo frontal
• Lóbulo occipital
• Lóbulos parietales (dos)
• Lóbulos temporales (dos)
• Ínsula

Las enfermedades clásicas de la vista: astigmatismo, miopía, presbicia, hipermetropía, son siempre consecuencia de una tensión crónica de los músculos externos del ojo y del músculo interno, el ciliar. Dicha tensión está en relación directa con las tensiones psíquicas aparecidas después del nacimiento. El bloqueo es el resultado de esa tensión que llegó a ser crónica.



Los actings recomendados para los trabajos en el primer nivel y más concretamente con los ojos son:
1. Rotación de los ojos. Este acting da al sujeto la capacidad de dominar el espacio y el tiempo.
2. Mirar alternativamente a la derecha y a la izquierda sin girar la cabeza. Este acting reproduce el fenómeno acontecido en el noveno mes de la vida, denominado por Spitz el “miedo a lo desconocido”. Dicho acting facilita la descarga de rabia, la desconfianza y la hostilidad reprimida desde el momento del destete.
3. La movilidad significa la posibilidad de desplazarse, actividad que solo puede llevarse a cabo si el bebé es capaz de ver a su alrededor, para entrar en posesión de la 4ª dimensión de espacio-tiempo. En tal caso, el acting propuesto es la rotación completa de los ojos sin mover la cabeza para mirar detalladamente, y no solamente ver alrededor de sí.

Las perturbaciones de la visión se acompañan de una tensión crónica de los músculos del cuello.

Leer más...

viernes, 28 de noviembre de 2014

Inconsciente, Psicoterapia y Sanacion

La vida humana implica muchas transformaciones biológicas y psicológicas, así como experiencias traumáticas. En la infancia y la adolescencia se producen a menudo enfermedades, heridas, operaciones y una gran variedad de agresiones emocionales. El mismo proceso de emerger a este mundo en el nacimiento, constituye un gran trauma físico y psicológico. Nos vemos expuestos a importantes crisis, incluso a lo largo de la existencia prenatal, tales como enfermedades o estrés emocional de la madre, influencias tóxicas e incluso prematuridad o intento de aborto.
La mayoría de estos dolorosos recuerdos se olvidan o se reprimen, pero no pierden su significado psicológico. Por el contrario, se graban profundamente dentro de nosotros y pueden ejercer una poderosa influencia sobre nuestras vidas. El psiquiatra austriaco Sigmund Freud, fundador del psicoanálisis, fue quién presentó la primera prueba convincente de que nuestra psique no está limitada a procesos de los que somos conscientes sino que incluye amplias áreas que permanecen la mayor parte del tiempo por debajo del umbral de la consciencia.


Freud denominó a esta dimensión de la psique, el "inconsciente". Descubrió que los recuerdos reprimidos y olvidados de la infancia y la adolescencia, y también periodos posteriores de la vida, podían emerger en forma de perturbadoras pesadillas. Constituían también importantes causas de distintos desordenes psicosomáticos y emocionales, podían producir distintos tipos de comportamiento irracional e interferir en el proceso de una vida satisfactoria. Durante el proceso terapéutico, que Freud denominó psicoanálisis, las asociaciones libres del cliente y las interpretaciones del psiquiatra servían de ayuda para llevar este material inconsciente a la consciencia y disminuir su influencia negativa en la vida cotidiana.
Las contribuciones de Freud a la psicología y la psicoterapia fueron revolucionarias e innovadoras. Sin embargo, este modelo teórico se limitaba a la biografía postnatal: intentaba basar la explicación de todos los procesos psicológicos en la historia de la vida posterior al nacimiento. De un modo semejante, su técnica terapéutica o intercambio verbal, era una herramienta relativamente débil para penetrar en el inconsciente y un método de sanación y transformación muy lento y que consumía mucho tiempo.

Uno de los discípulos de Freud, el desertor Otto Rank, amplió considerablemente el modelo al llamar la atención de los círculos profesionales sobre la importancia psicológica del trauma del nacimiento. Las observaciones de Rank, que pasaron desapercibidas durante muchos años, se han visto confirmadas, en las tres últimas décadas, por parte de varias psicoterapias experienciales. En los últimos años, se han dedicado reuniones específicas a los problemas de la psicología prenatal y perinatal, una disciplina que estudia la influencia de las experiencias que se producen en la psique humana antes y durante el nacimiento.

Las investigaciones del discípulo de Freud, Carl Gustav Jung, produjeron observaciones tan sorprendentes y revolucionarias que todavía no han sido plenamente aceptadas y asimiladas en los círculos académicos. Jung llegó a la conclusión de que el inconsciente humano no se limitaba a los contenidos de la historia individual. Además del freudiano "inconsciente individual", existía también el "inconsciente colectivo", que contenía los recuerdos y la herencia cultural de toda la humanidad. Según Jung, los modelos universales y primordiales del inconsciente colectivo, o "arquetipos", eran de naturaleza mitológica: Las experiencias que involucran las dimensiones arquetípicas de la psique comunican un sentido de sacralidad o, en términos junguianos, de "numinosidad".
Cuando se permiten que esos contenidos del inconsciente, portadores de gran carga emocional, salgan a la superficie, se experimenten completamente y se asimilen en la conciencia, pierden el poder de influirnos de modo negativo. Este proceso es el objetivo principal de las psicoterapias profundas. Algunas de las antiguas escuelas intentan llegar a esta meta mediante un diálogo terapéutico; las innovaciones más recientes, sin embargo, consisten en enfoques que facilitan la experiencia emocional y física directa del material inconsciente.

A veces, la cantidad de material inconsciente que surge desde los niveles profundos de la psique puede ser tan grande que la persona implicada puede tener dificultades a la hora de funcionar en la vida cotidiana. Sin embargo, a pesar de esas, en ocasiones, espectaculares manifestaciones, este tormentoso episodio es básicamente un intento del organismo de simplificar su funcionamiento para descargarse de viejas huellas y programas y sanarse a sí mismo. Quién lo comprende y tiene un buen sistema de apoyo puede cooperar con el proceso y beneficiarse de él.

Leer más...

sábado, 22 de noviembre de 2014

Poder y Vulnerabilidad

Todos somos naturalmente poderosos. Nacemos con un poder potencial; nuestra tarea consiste en reclamarlo, desarrollarlo y sentirnos cómodos expresándolo de manera única y personal. Al mismo tiempo, todos somos naturalmente vulnerables. Como seres humanos, tenemos necesidades y sentimientos que nos hacen profundamente sensibles. Tarde o temprano debemos aprender a sentirnos cómodos con nuestra vulnerabilidad, a reconocerla y a asumir la responsabilidad de cuidarla.

El poder y la vulnerabilidad son energías opuestas. El poder es la capacidad de influir en el mundo que nos rodea. La vulnerabilidad es la capacidad para dejarnos influir por el mundo que nos rodea. Para tener una experiencia rica, plena y gratificante de la vida, hemos de abrazar ambas polaridades. Uno de los mayores desafíos de la experiencia humana es aprender a vivir con esta paradoja: somos a un tiempo extremadamente poderosos y vulnerables. Hay muchas paradojas semejantes que nos exigen aceptar todas nuestras facetas. La verdadera sanación se basa en la auto aceptación.

Esta visión de la vida es muy distinta de aquella a la que solemos estar acostumbrados. En la moderna cultura occidental observamos las dualidades de la vida desde una perspectiva muy lineal y polarizada. En lugar de concebirlas como un todo, las calificamos de buenas o malas, correctas o incorrectas. Desde este punto de vista, sentimos que debemos elegir entre los opuestos, en lugar de respetarlos a los dos. Constantemente tratamos de determinar que extremo de una polaridad es correcto, bueno, adecuado o mejor. Entonces mantenemos y desarrollamos ese aspecto mientras procuramos liberarnos del opuesto, que consideramos negativo o incorrecto.
Esta visión, además de inducirnos a emitir juicios sobre nosotros mismos y los demás, genera un conflicto constante en nuestro interior. Puesto que todas las energías de la vida son innatas y esenciales, no podemos liberarnos de ellas por mucho que lo intentemos. Cuando damos preferencia a una cualidad sobre otra, iniciamos una guerra interior.

En nuestra sociedad, el poder suele ser honrado y respetado, mientras que la vulnerabilidad se considera una señal de debilidad, algo vergonzosa y humillante. Este tendencioso juicio cultural hace que la mayoría intente desarrollar de una forma u otra su poder y erradique, o al menos esconda, su vulnerabilidad. Esto es especialmente cierto en los hombres, a quienes la tradición cultural niega el derecho a mostrarse vulnerables.

El problema es que, como seres humanos, sencillamente somos vulnerables. Tratar de superar este hecho no lo hará desaparecer. Como mucho aprendemos a esconderlo de nosotros y de los demás, lo que nos llevará a vivir en la negación. Y lo más triste es que intentemos librarnos de un ingrediente esencial para una vida satisfactoria. Nuestra vulnerabilidad es el umbral de la receptividad; sin él no podemos recibir amor, experimentar intimidad ni alcanzar la plenitud.
Las personas que se identifican en exceso con el poder y niegan su vulnerabilidad pueden hacer grandes cosas en la vida. Sin embargo, nunca serán capaces de recibir las recompensas espirituales y emocionales de la existencia y es probable que tarde o temprano se pregunten qué sentido tiene la vida.

A pesar de nuestra preferencia cultural por el poder, muchas personas eligen consciente o inconscientemente el camino opuesto. Aquellos que han vivido experiencias traumáticas en la infancia con una persona que abusaba de su autoridad suelen renunciar a su propio poder. Estas personas podrían identificarse con la vulnerabilidad por temor a que su poder sea visto como una amenaza o que realmente perjudique a los demás. Por desgracia, este enfoque es igualmente desequilibrado. Sin poder no conseguiremos alcanzar nuestras metas en la vida ni compartir nuestros dones, o protegernos y cuidarnos como es debido. Una persona totalmente identificada con la vulnerabilidad a menudo se convierte en víctima de otros o de las circunstancias de la vida.

La identificación absoluta con el poder o la vulnerabilidad suele causar problemas económicos o dificultades para experimentar prosperidad. Cuando nos identificamos con el poder, es probable que nos obsesionemos con ganar dinero y dejemos a un lado otras cosas importantes. Cuando nos identificamos con la vulnerabilidad y renunciamos al poder, podríamos impedirnos ganar dinero y alcanzar el éxito.

Leer más...