Las Imágenes y algunos Textos de este Blog, han sido sacados de Internet. Si alguien tiene derechos y quiere que no salgan en este espacio, nos lo hacen saber y serán retirados inmediatamente.


91808 Veracruz - Ver. México - Tels. 229 115 66 26 - 229 913 80 88
España - Tels. 680 53 75 56 - 965 78 63 38

Centro Fénix de Naturopatía tiene el placer de invitarles a conocer sus técnicas terapéuticas,
probadas y usadas por millones de personas, con éxito, en todo el mundo;
para el remedio de síntomas como la depresión, el estrés, la ansiedad.
Dolores musculares y óseos. Problemas respiratorios y alergias.










sábado, 23 de mayo de 2015

La Respiracion y la Energía Vital

La respiración es la fuente principal de energía vital a disposición de la vida. La fuerza de la vida penetra en el cuerpo por medio del sistema respiratorio. Cuando inhalamos, recibimos energía vital, y cuando exhalamos, la damos de vuelta. Podemos vivir días sin comer, y algunos sin beber, pero solo unos pocos minutos sin respirar.

Tomar conciencia de la respiración es una técnica extraordinariamente eficaz para armonizar con el momento presente. La respiración existe de por sí en cualquier momento de la vida. Si concentramos la atención en la respiración, los pensamientos se neutralizan y emerge nuestro verdadero ser. Estando tumbada la persona boca arriba, con los ojos cerrados, se le guía para preste atención a cada inhalación y a cada exhalación. A veces se emplean imágenes o visualizaciones que dirigen la mente hacia el interior.

En ocasiones encontramos dificultades en conseguir que algunas personas respiren correctamente. La mayor parte de las personas solo respiran con la parte superior de los pulmones. La razón es bien sencilla: cuando respiramos plena y conscientemente, experimentamos y recibimos la mayor cantidad posible de estímulos vitales; pero hemos crecido exponiéndonos a circunstancias a veces traumáticas y dolorosas; por tanto, hemos llegado a veces a aborrecer esas experiencias y, inconscientemente, intentamos renunciar a la fuerza vital procurando respirar menos aire… menos fuerza. Y así es como reprimimos nuestra respiración, intuyendo que respirar es vivir y que la vida no es siempre agradable y fácil de sobrellevar.

Cortando y obstaculizando la respiración, absorbemos menos energía vital y ciertamente experimentamos menos angustia y menos dolor.

El problema radica en que la memoria inconsciente, las emociones ligadas a cada trauma se van almacenando en el plexo solar cuando la respiración no es completa. Este fenómeno genera un bloqueo en los centros situados bajo el ombligo y los chakras superiores, especialmente en su centro, el corazón. El bloqueo energético en el plexo solar impide la integración completa de poderes celestiales en el plano físico y real de la Tierra. Si hemos logrado permanecer centrados, salvando todos los choques emocionales, habremos preservado una respiración profunda y completa, facilitando la relajación y la asimilación de lecciones impartidas por los acontecimientos de la vida. Pero, habitualmente, somos incapaces de sobrellevarlo todo; por lo tanto, precisamos descargar los sentimientos reprimidos en el plexo solar y liberar las memorias antiguas de la mente inconsciente si queremos sanar el cuerpo físico y equilibrar los centros vitales.

Observando la respiración de la persona, se percibe hasta dónde ha dejado de absorber fuerza vital. Suelen ser áreas traumatizadas y desequilibradas, zonas donde se habrá de dirigir el flujo consciente de la respiración.

Leer más...

viernes, 15 de mayo de 2015

Estoy Decidido a Ver las Cosas de Otra Manera

El mundo que vemos, que tan insano nos parece, puede ser muy bien el resultado de un sistema de creencias que no funciona. Dicho sistema de creencias sostiene que el temible pasado se extenderá hasta un futuro igualmente temible, haciendo que pasado y futuro sean uno y lo mismo.

Lo que nos hace sentir tan vulnerables son los recuerdos de acontecimientos dolorosos y temibles; y es precisamente esta sensación de vulnerabilidad la que nos hace querer predecir y controlar el futuro a toda costa.

Según nuestro viejo sistema de creencias, nos enojamos debido a que alguien no está atacando, lo cual a su vez justifica el que contraataquemos. Somos responsables de, aunque protegernos, aunque no de la necesidad de hacerlo.

Si estamos dispuestos, podemos cambiar nuestra forma de pensar. Sin embargo, para ello, tenemos que examinar de nuevo todos y cada uno de nuestros preciados valores y supuestos del pasado. Esto significa renunciar a la estima que hemos depositado en nuestros temores, enfados, culpas y dolores; significa romper totalmente con el pasado, así como con los temores que venimos arrastrando del pasado y proyectando hacia el presente y el futuro.

“Estoy decidido a ver las cosas de otra manera” significa que estoy verdaderamente dispuesto a deshacerme del pasado y del futuro para poder experimentar el ahora tal como realmente es.

Casi toda mi vida he actuado como un autómata, reaccionando siempre antes lo que otras personas decían o hacían. Ahora reconozco que mis reacciones vienen determinadas exclusivamente por las decisiones que yo mismo tomo. Reivindico mi libertad ejerciendo mi decisión de ver a todo y a todos con Amor en vez de con temor.

Leer más...

lunes, 4 de mayo de 2015

Los Complementos Nutricionales

Los complementos alimenticios (vitaminas, minerales, aminoácidos, nutrientes accesorios y extractos herbales) son nutrientes necesarios que en muchos casos no podemos adquirir debido principalmente a la falta de una dieta alimenticia sana, pero sin embargo, al tratarse de sustancias saludables concentradas que también actúan como alimento, colaboran en completar de forma óptima nuestros requerimientos nutritivos individuales. Se trata de alimentos fraccionados, no de fármacos.
Estos nutrientes celulares se hallan formados por moléculas que el cuerpo necesita y reconoce. Además, puesto que se trata de preparados alimenticios relativamente no tóxicos, pueden ser ingeridos sin los riesgos y desafortunados efectos secundarios que en ocasiones producen los medicamentos farmacéuticos.

La alimentación en seres humanos se puede definir como el “proceso por el cual se ingieren diferentes tipos de sustancias (animal, vegetal o mineral) fundamentales y necesarias para la supervivencia, consiguiendo así nuestra energía y desarrollo”. La nutrición, sin embargo, es el proceso biológico por el que se asimilan estos alimentos y su relación con la salud.
Los alimentos pueden clasificarse en alimentos naturales (carnes, pescados, vegetales, frutas, etc.). Estos nutrientes, a su vez, pueden clasificarse según su cantidad diaria a ingerir como macro o micronutrientes, o según su función. Las vitaminas, minerales, aminoácidos, ácidos grasos esenciales, nutrientes accesorios, enzimas digestivas, etc.; se denominan micronutrientes, y cuando están en forma de complementos nutricionales se les llama nutrientes celulares, ya que son promotores de un saludable metabolismo celular.

Bioquímicos, médicos, nutricionistas de prestigio y muchas personas han adoptado una actitud más responsable hacia el cuidado de la propia salud, actitud que consiste básicamente en proporcionar al organismo las cantidades óptimas de todos los nutrientes necesarios para el correcto metabolismo celular. El uso de complementos alimenticios naturales es cada vez mayor, ya que hay más conciencia en la población acerca de los beneficios obtenidos al prevenir carencias nutricionales. Los actuales estilos de vida no siempre nos permiten obtener los óptimos niveles de nutrientes necesarios. Otros factores como algunos procedimientos agrícolas y el procesamiento de alimentos ocasionan una pérdida del valor y calidad de los mismos.

Tomar suplementos es una cuestión de responsabilidad con el propio bienestar. Hoy en día una fórmula múltiple de vitaminas y minerales abarca una gran variedad de necesidades nutricionales. Estas formulaciones son personalizadas para adaptarse a una variedad de diferentes requisitos y preferencias individuales.
Los complejos antioxidantes tiene la función de contrarrestar el ataque de los radicales libres, destructores de células, y al mismo tiempo asegurarán óptimos niveles de nutrientes esenciales para la protección contra las enfermedades degenerativas. En ellos no deberían faltar las “antocianidinas”, ya que representan el suplemento antienvejecimiento por excelencia.
La silimarina, más conocida como Cardo Mariano, será nuestro gran aliado cuando hay peligro de intoxicación, un exceso de comida o bebidas alcohólicas, etc. La silimarina apoya el trabajo del hígado en la desintoxicación y eliminación. Si se eliminan eficazmente, el cuerpo no acumulará toxinas, y por lo tanto se necesitará menos grasa corporal en donde almacenarlas. De esa forma será más fácil conseguir el peso ideal.
El soporte nutricional para una salud óptima debe ser complementado con ácidos grasos omega-3 de alta calidad. Los ingredientes más beneficiosos del aceite de pescado son dos ácidos grasos Omega 3: EPA y DHA. Los estudios clínicos han demostrado que los omega 3 son utilizados por el organismo de innumerables formas. El ácido docosahexaenoico (DHA) contribuye a mantener el funcionamiento normal del cerebro, del corazón y la visión en condiciones normales. El ácido eicosapentaenoico (EPA) contribuye al funcionamiento normal del corazón.
Otro complemento alimenticio debe ser la CoQ10 en forma de ubiquinol. Las muestras de tejido han revelado que los niveles de CoQ10 tienden a alcanzar su punto máximo alrededor de los 20 años y luego disminuyen gradualmente con la edad. Tomar entre 100 y 200 mg al día de ubiquinol es muy recomendable.
Por último son recomendables los probióticos, los buenos amigos que viven en nuestro tracto gastrointestinal (GI). Una buena parte de nuestro sistema inmunológico (70%) se encuentra dentro de nuestro tracto GI. Un probiótico de calidad proporcionará al menos 5-20 mil millones de unidades formadoras de colonias de dos de las cepas principales: lactobacillus y bifidobacterias.

Ahora que el conocimiento de la nutrición celular es aceptado por profesionales y consumidores de todo el mundo, es una opción más para prevenir y cuidar la bioquímica de nuestro organismo, sometida cada día a los desequilibrios de las formas actuales de vida.

Leer más...

viernes, 24 de abril de 2015

Actitud de Renuncia

Ésta es la historia de dos sadhus.
Uno de ellos había sido enormemente rico y, aun después de haber cortado con sus lazos familiares y sociales y renunciar a sus negocios, su familia cuidaba de él y disponía de varios criados para que le atendieran.
El otro sadhu era muy pobre, vivía de la caridad pública y sólo era dueño de una escudilla y una piel de antílope sobre la que meditar.

Con frecuencia, el sadhu pobre se jactaba de su pobreza y criticaba y ridiculizaba al sadhu rico. Solía hacer el siguiente comentario: “Se ve que era demasiado viejo para seguir con los negocios de la familia y entonces se ha hecho renunciante, pero sin renunciar a todos sus lujos”.
El sadhu pobre no perdía ocasión para importunar al sadhu rico y mofarse de él. Se le acercaba y le decía: “Mi renuncia sí que es valiosa y no la tuya, que en realidad no representa renuncia de ningún tipo, porque sigues llevando una vida cómoda y fácil”.

Un día, de repente, el sadhu rico, cuando el sadhu pobre le habló así, dijo tajantemente:
- Ahora mismo, tú y yo nos vamos de peregrinación a las fuentes del Ganges, como dos sadhus errantes.
El sadhu pobre se sorprendió, pero, a fin de poder mantener su imagen, tuvo que acceder a hacer una peregrinación que en verdad le apetecía muy poco.

Ambos sadhus se pusieron en marcha. Unos momentos después, súbitamente, el sadhu pobre se detuvo y, alarmado, exclamó:
- ¡Dios mío!, tengo que regresar rápidamente.
En su rostro se reflejaba la ansiedad.

- ¿Por qué? -preguntó el sadhu rico.
- Porque he olvidado traer mi escudilla y mi piel de antílope.

Entonces el sadhu rico le dijo:
- Te has burlado durante mucho tiempo de mis bienes materiales y ahora resulta que tú dependes mucho más de tu escudilla y tu piel que yo de todas mis posesiones.

Moraleja: El secreto está en no ser poseído por lo que se posee.

Leer más...

miércoles, 25 de marzo de 2015

La Ceremonia del Sahumar

Una gran Abuela nos enseñó muchas cosas. Pero una era particularmente importante para ella: el sahumar. Decía: "De todo lo que producimos nosotros, los humanos, el humo es lo único que se disipa ante nuestros ojos. Por eso -decía- invitamos al humo a nuestras casas. Pues el humo se llevará todo lo que no forme parte de nosotros. Se disipará con el humo, se disipará en humo".

Cuando sahumamos al orar, rogamos al UNO GRANDE que se lleve todo lo malo y perturbador de nosotros, que todo eso se disipe ante nuestros ojos como el humo. Lo mismo ocurre con nuestra mirada al mundo ¡Cuán a menudo no vemos la belleza de las cosas! ¡Cuán a menudo vemos solamente su utilidad! De eso nos libera el humo.
Te purifica los ojos y te permite ver claro. También purifica la boca.

No importa demasiado con qué se produzca el humo. En general utilizamos poa de los prados, cedro, salvia blanca o tabaco. La medicina de la tierra. En nuestro país no crece tabaco, pese a lo cual lo utilizamos. Pues el tabaco es una medicina fuerte. No cuando lo fumas, sino cuando lo utilizas debidamente. Por ejemplo frotando las hojas entre tus manos. Pues el zumo del tabaco te fortalece el corazón. Basta con un poquito, pero si lo fumas el tabaco te mata.

Sin embargo, también puedes utilizar otras plantas, si se puede sahumar bien con ellas. La idea no es que inhales el humo, sino que te purifiques con él, que te laves las manos en él para que toques bien a la gente a la que toques. Por eso también te purificas los ojos con el humo, para que cuando el humo se disipe, puedas ver la belleza de la vida en todo. Por eso te purificas las orejas con el humo, para que cuando el humo se disipe puedas oír todo lo bello que te rodea. Por eso te purificas la boca con el humo, para que cuando el humo se disipe, sólo digas palabras buenas. Por eso te lavas la cara con el humo, para que cuando el humo se disipe, ya sólo percibas la belleza de quienes te toquen. Por eso llevas el humo a tu corazón, para que cuando el humo se disipe, tú seas una persona fuerte, buena y llena de amor y energía.

Pero el humo no sólo sirve para purificarse. También sahumamos para prepararnos espiritualmente. Puedes sahumar para calmar la atmósfera antes o después de una curación, iniciación o ceremonia, y para purificar objetos sagrados antes de utilizarlos. Puedes sahumar para poner de manifiesto tu agradecimiento. Pues el humo tiene un efecto propiciatorio sobre tus intenciones y oraciones. Todos tus gestos al sahumar sirven para calmar tus pensamientos y centrar tu intención en la ceremonia. Además, el perfume acapara tu sentido del olfato y hace que tu experiencia consciente sea más profunda al estimular dentro de ti planos y vínculos muy diversos. De ese modo te permite desarrollar una experiencia sumamente amplia.

Al sahumar nos unimos a una tradición espiritual transmitida por incontables generaciones que se remontan tan atrás en el tiempo que ya nadie puede saber en qué época se inició. Sahumar es una ceremonia que todos los pueblos indígenas del Norte celebran cada vez que se presenta la ocasión, desde hace más de mil doscientos años.
Pero también se practica en muchas otras culturas y religiones del mundo. En ceremonias y asambleas, pero también en la vida cotidiana. En mi patria siempre te toparás con alguien que esté sahumando, te le puedes acercar y secundarlo. No es cosa del otro jueves. Simplemente lo haces. Luego prosigues tu camino, contento de haberlo hecho. Pues te sentirás limpio y libre. Sabes que podrás ver con mirada clara la belleza de la vida. Sabes que con el oído abierto sólo escucharás las cosas bellas que te digan. Y sabes que sólo dirás cosas buenas de la gente. El humo te permitirá ver a los demás tal como realmente son. Y te permitirá verte a ti mismo tal como realmente eres. En tu belleza y tu fuerza. Y podrás seguir tu camino erguido y lleno de fuerza y de belleza.

Sahumar te permitirá adquirir sabiduría honrando las plantas y sus propiedades curativas. Es una modalidad de la purificación que invoca al espíritu de la planta para restablecer el equilibrio dentro de ti y entre los hombres y alejar todo aquello que no forme parte de ti. Puedes celebrar esta sencilla ceremonia en cualquier momento. También en solitario. Sólo para estar en armonía contigo mismo y con tu entorno. Y cada espacio se convertirá para ti en un lugar sagrado en el que podrás vivir y trabajar. Un lugar de quietud, renovación y regeneración...

Leer más...

jueves, 26 de febrero de 2015

Conseguir un Cuerpo Alcalino

El origen de la salud está en nuestra naturaleza. En concreto, en el pH de la sangre, el índice que mide su acidez o alcalinidad en una escala del 0 al 14. El nivel idóneo es de 7,4. Pero la contaminación ambiental, los malos hábitos alimenticios o el estrés acidifican el cuerpo y alteran este pH, y la sangre reacciona sustrayendo los nutrientes que necesita del resto de órganos vitales para compensar el desequilibro.

Un cuerpo alcalino es sinónimo de cuerpo sano. La clave para lograr un cuerpo alcalino está en tomar alimentos como el ajo o las almendras y no abusar de los que acidifican el organismo, como el café o el chocolate. Si alcanzamos el equilibrio, aportaremos a la sangre los nutrientes que necesita.

La sangre es la encargada de que su índice de pH no se mueva del 7,4. Si no lo obtiene a través de la alimentación se encargará de sustraer minerales para que la cifra se establezca en ese punto. Las oscilaciones del pH en sangre son prácticamente nulas (+/- 0,04), por tanto no se suele medir. Lo que suele medirse son los otros líquidos del cuerpo como la saliva y la orina, si están ácidos es que están cediendo a la sangre, si están alcalinos no.

Un persona con una acidez elevada en su cuerpo presenta síntomas de cansancio, dolores de cabeza, problemas digestivos, fragilidad en las uñas y en el cabello, etc. Si esta situación se hiciera crónica, estos síntomas se pueden llegar a converir en enfermedades más graves como el cáncer.

Si el cuerpo se mantiene en su estado natural, es decir, ligeramente alcalino (con el pH de la sangre por encima de 7), estará protegido frente a enfermedades, no teniendo que ceder ningún tipo de sustancia y va a propiciar un terreno nada favorable para la proliferación de virus ni de bacterias.
En cambio, un cuerpo ácido es un cuerpo enfermo o propenso a la enfermedad porque la sangre, las células y los órganos vitales viven en un entorno hostil y están en peligro.
Los líquidos que interactúan con la sangre en el intercambio de elementos orgánicos son los encargados de indicar tanto el hgrado de alcalinización como de acidez del cuerpo.

Cuatro Claves para Combatir la Acidez:
1. Nutrición. Somos lo que comemos, así que para tener el cuerpo alcalino, hay que comer alimentos alcalinos. Lo ideal es llevar una dieta con más alimentos alcalinizantes -ricos en potasio, magnesio y/o calcio- para que el cuerpo no tenga que sufrir sustrayendo minerales para alcalinizar la sangre. De este modo lograremos equilibrar el nivel del pH. La recomendación es consumir menos alimentos acidificantes y más alimentos alcalinizantes.
2. Ejercicio físico. Un cuerpo sedentario realiza sus funciones con mucha más lentitud. Es conveniente hacer deporte adaptado a la edad y el nivel de preparación de cada uno para “mantener el cuerpo vivo”. Así se activa el metabolismo, se eliminan toxinas y el organismo funciona bien.
3. Depuración interior. limpiar de residuos nuestro cuerpo es imprescindible. Los tóxicos nos acidifican, sobre todo si el organismo no limpia o no drena bien. Es conveniente recurrir a algunas plantas para que ayuden en la labor de limpieza. Hidratarse también es muy importante.
4. Equilibrio emocional. Mens sana in corpore sano, y viceversa. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la salud implica bienestar físico y psíquico, así como bienestar ambiental y social. El estrés emocional provoca que ciertas hormonas nos provoquen tensión y dejen residuos en el organismo.

Leer más...

miércoles, 4 de febrero de 2015

La Respiracion Rompe los Limites de la Persona

Recordar es un arte basado en la respiración. Recordar no significa que tengamos un conocimiento profano de nosotros mismos, sino que, por el recuerdo de nosotros mismos, podamos tomar conciencia de nuestra luminosidad.

El fin de la respiración es desintegrar los límites de la persona. Se trata de, a partir de simple acto de respirar, recordar todos los hechos acaecidos desde un instante antes de la primera formación celular, que sería el inicio de la formación de nuestro cuerpo físico. Ese instante mágico, representa nuestro destino y recordarlo está más allá de los límites del tiempo. Sirve para recuperar todos los desgarros energéticos dejados desde entonces.

Cada situación en la que hay acción social, o cada situación en la que participan las emociones, es potencialmente agotadora para el cuerpo luminoso. Las emociones vacían los centros del cuerpo sutil.

Las emociones esparcidas por el mundo son, desde el punto de vista de nuestra energía luminosa, filamentos que semejan telarañas, esparcidos fuera de nuestro campo energético. De lo que se trata es de recuperarlos y la manera de hacerlo es mediante la respiración. Por otra parte, los demás cuerpos luminosos, a los que cada uno de nosotros nos hemos abierto por las emociones, han dejado en nuestro campo energético sus propios filamentos luminosos, que son la base de nuestra ilimitada capacidad de sentirnos importantes, por lo que hay que expulsarlos.

La respiración, que es un acto mágico puesto que es la función que da la vida, facilita el recuerdo. Fijar la atención en la respiración posibilita el resurgimiento de todo tipo de recuerdos enterrados. Mientras menos se piensa, con más fuerza surgen los recuerdos que están en reserva y que aparecen en contadas ocasiones. Ello es debido a que de esa forma, y dado que pueden reflejarse en un mental más claro, los recuerdos se agolpan y afloran. No se trata de psicoanálisis, que es la búsqueda, con un fin moralista y ordinario, de hechos traumáticos que causaron el supuesto, con frecuencia sugerido, problema. Se trata de la rememoración integral de la vida, hasta el más mínimo detalle, y del conjunto de emociones que constituyen esa experiencia.

La inhalación permite recuperar las emociones, y la exhalación permite expulsar los que son extraños. La persona que lleva a cabo la perfecta revisión se renueva, pues, tras haber rodeado a su "yo", haberlo convocado y roto así sus límites, puede acceder a otro recuerdo, el de su otro yo, el de su yo paralelo.
La persona que no se confunde con el maremagno de sus emociones, que ha roto con el cordón umbilical que le une a las emociones de los demás, puede reírse de sí mismo e iniciar su camino hacia la Libertad.

Leer más...