Las Imágenes y algunos Textos de este Blog, han sido sacados de Internet. Si alguien tiene derechos y quiere que no salgan en este espacio, nos lo hacen saber y serán retirados inmediatamente.


91808 Veracruz - Ver. México - Tels. 229 115 66 26 - 229 913 80 88
España - Tels. 680 53 75 56 - 965 78 63 38

Centro Fénix de Naturopatía tiene el placer de invitarles a conocer sus técnicas terapéuticas,
probadas y usadas por millones de personas, con éxito, en todo el mundo;
para el remedio de síntomas como la depresión, el estrés, la ansiedad.
Dolores musculares y óseos. Problemas respiratorios y alergias.










jueves, 20 de abril de 2017

Desarrollo de la Conciencia de Prosperidad

En términos reales, la pobreza y la riqueza no es cuestión de suerte, conocimientos o nivel de inteligencia. Nosotros le damos dirección al dinero según nuestros pensamientos, nuestra relación con él y los hábitos que tenemos, de cierta forma, lo que pensamos, sentimos y hacemos crea esta realidad, por darte un ejemplo: Si tú piensas que no eres merecedor, te costará mucho ponerle un precio justo a tus servicios, por lo tanto, es posible que al momento de cobrar, no cobres lo justo o incluso, no cobres. Tu pensamiento, dirige una acción concreta. Si el dinero no llega, no fue cuestión de suerte, fue una creación inconsciente.

Tanto el rico como el pobre, son creadores de su realidad. Por lo general, el pobre no es consciente de su creación... el rico si lo es, da pasos estructurados y concretos hacia lo que desea, mientras que el pobre crea acciones inconsistentes hacia “donde la vida lo lleva” en inconsciencia total.

Tanto el pensamiento como las palabras, tienen poder. Existen palabras que crean éxito y otras que crean fracaso. Existen palabras que empoderan y otras que debilitan, algunas que nos dan fuerza y motor y otras que nos destruyen.
1. Palabras debilitantes: fácil, difícil, suerte, imposible, problema, fracaso, intentar, miedo, culpa.
2. Palabras de poder: misión, compromiso, ilusión, servicio, oportunidad, confianza, inversión, pasión.

Si te conoces lo suficiente, tal vez puedas relacionar el tipo de lenguaje que usas en relación al dinero y tal vez puedas comprobar si la realidad que estás viviendo, es coherente con el lenguaje que usas. Si puedes ver esto, entonces podrás comprobar también que al cambiar el lenguaje, cambias la realidad. Te animo a hacer un listado de tus creencias respecto al dinero, inclúyelo todo, te sorprenderás.

Conocí a una persona que nunca había creído en los juegos de azar, pues desde pequeña “aprendió” que nunca ganaba nada, ni en rifas ni en apuestas, así que su creencia estaba muy bien cimentada, por otro lado, creía profundamente que el dinero tendría que llegar como producto de su trabajo solamente. Hace un año perdió su empleo y la necesidad económica la llevó a tener la idea de jugar en los casinos. Se dio cuenta que jamás ganaría si seguía sosteniendo su creencia de que ella no ganaba en juegos de azar. Tuvo que aceptar que mucha gente “vive del juego” y que esto responde a sus creencias también. Antes de arriesgar dinero, dedicó un mes a cambiar el patrón de creencia que no le dejaba avanzar en este punto. Hoy tiene un año sin trabajar, ganando dinero solo en juegos de azar.
Por supuesto, no es mi intención sembrar la idea de que busques este camino, mi intención es solamente mostrarte que cada persona puede crear una realidad diferente tan solo ubicando el patrón de creencia que impide el avance y transformarlo.

Las creencias deben renovarse para acoplarse a un mundo cambiante y a un ser cambiante (nosotros). La mayoría de las veces, deseamos seguir jugando el juego de la vida con reglas caducas, ni el mundo es el mismo de ayer, ni nosotros somos los mismos ¿cómo pretendemos ganar el juego del mundo o del dinero con reglas obsoletas?

No hay comentarios :

Publicar un comentario